ShareThis

lunes, 31 de agosto de 2015

Azafata, camarera, secretaria...enfermera

Fuente: Think&Start

Soy enfermera de turno rotatorio en una planta de Hospital. Como acostumbro, llego unos minutos antes para que la de turno de noche pueda contarme incidencias de viva voz y marcharse a su hora. Recorro la sala en dirección al control. Soy la primera en llegar del turno de mañana  y, sin embargo, se percibe ya actividad en la sala. Por el camino me aborda un familiar.
.- Buenos días ¿Sabe a qué hora vendrán a buscar a mi padre para llevarle al quirófano?
Amablemente le informo sin necesidad de consultar, gracias a que estuve la mañana anterior y recuerdo haber leído en el parte de quirófano, que estaba su padre. Aún así, me lo apunto en la libreta para comprobarlo, no sea que se haya hecho algún cambio que me haga quedar mal.
Al llegar al control, hay otro familiar frente a la mesa.
.- Buenos días.- saludo.- ¿Necesita algo?
.- Sí, llevo un rato esperando y aquí no hay nadie. Se me han acabado los pañuelos de celulosa.
Le doy un montón sin entrar en más explicaciones.
Dejo mi bolso en el armario y busco a la enfermera. Como no me necesita, empiezo a hacer una lista de mis pacientes y a leer sus incidencias. Aprovecho para comprobar la información que dí sobre el quirófano. Por fin llega mi relevo.
.- Buenos días! Enseguida estoy contigo. Lo tenía todo controlado, pero se ha extravasado una vía y estaba cambiándola.
Por fin, se sienta...y empieza a contarme. Suena el teléfono. Lo coge una compañera para no interrumpirnos, pero nos consulta:
.- Es del quirófano. Preguntan si fulano de la habitación X tiene el preoperatorio en su historia, que no lo ven en el ordenador desde allí.
Resolvemos la duda y prosigue con el parte. Vuelve a sonar el teléfono. Lo ignoramos, pero de nuevo nos preguntan:
.- Que es de farmacia. Que no se entiende la hoja de tratamiento. Que necesitan saberlo ahora, que están preparando el carro.
Se pone mi compañera y les aclara las dudas. Vuelve a sentarse. Seguimos.
Se acerca un celador
.- Vengo a buscar a Perantanito de la habitación Y. ¿Está preparado? ¿Me dais su historia?
Resolvemos y seguimos
Se acerca un trabajador de mantenimiento.
.- ¿Habéis llamado para un grifo roto? ¿Qué pasa exactamente? ¿Dónde es?
Leemos su hoja de avería (se ve que no ha traído las gafas)
Nos escondemos en el cuartito del café. Allí podemos terminar con el relevo sin más incidencias. Por fin ella se va a descansar a su casa y yo puedo empezar:
.- Medicación, glucemias, desayunos, farmacia, pase de visita, pruebas, curas, altas, sueros, sondajes, vías, drenajes….
Y durante toda la mañana: llamadas de teléfono:
.- Que si tenéis un paciente de Hornillos, ¿no podrías mirármelo? que tengo que ir a verle y no sé ni cómo se llama.
.- Buenos días! Que tuve a mi padre ingresado ahí hace tres meses, no sé si te acuerdas de él, Perantanito de la habitación tal, que le hicísteis una biopsia y aún no sabemos nada de los resultados y estamos preocupados (le derivo a la secretaria)
.- Que soy la doctora Menganita, que si está el doctor Zutanito, que me le busques, que le necesitan en quirófano. (precisamente ahora que no tengo nada que hacer #ironía, me viene de perlas ir a buscar a un médico perdido en la sala)
.- Que si está el celador, que se ponga. (seguro que está haciendo encamados en la habitación más lejana del teléfono)
.- Hola ¿Está MariPili de turno? ¿Que no está? pues mírame la planilla y me dices cuándo puedo localizarla, anda hazme ese favor. (Este modelo de pregunta es reiterativa en todos los turnos)
.- De farmacia, que no nos queda chipendal de 0,5. Que te mando de uno y lo partes, que la pastilla está ranurada. (pues como le han prescrito un cuarto, que dé dos chupadas y me la devuelva)
.- De rayos, que habéis pedido un TAC y el volante está incompleto. (uno que piensa que rellenar volantes es función propia de enfermería)


Y cuando me paso por las habitaciones…. se acercan familiares
.- ¿El autobús a Villamuriel? ¿A qué hora sale? (Me lo sé porque me lo han preguntado ya muchas veces)
.- ¿A qué hora es la misa el domingo? (o el horario del quiosco y de la que vende los cupones a la puerta)
.- ¿Me haces una manzanilla? Que parece que ando hoy un poco revuelta (al paciente, se la haces sin rechistar y al familiar....Pero cómo vas a mandar al familiar a la cafetería ¿verdad? total, qué cuesta hacerle una manzanilla. Y se la llevas y te pide sacarina, y vuelves con la sacarina y quiere una pajita)
.- Ay, ya que estás... Tómame a mí también la tensión, que estoy un poco mareada (Justo ese familiar que nunca viene y nunca está)


Y cuando pasa el médico
.- ¿Qué temperatura tenía este paciente? ¿y tensión? (que no sé para qué registro si no lo vas a leer) y ¿le has hecho electro? (es para que te lo dé en mano, porque está en la historia)
.- Oye, ¿sabéis qué le pasa a vuestra impresora que no funciona? (apuesto que falta papel)
.- ¿Vais a tomar café? que me apunto (Eso es que no hay café hecho)



Y cuando acaba el turno.
.- Vaya mañana, qué complejo de azafata, de servicio de información, de oráculo…
.- Qué cosas dices.- afirma extrañada mi compañera.- Si ha sido de lo más tranquilo. Como siempre, ¿no?

Y va a ser que la respuesta es sí

12 comentarios:

al swar dijo...

Pero si no paro de hablar en este blog; y "nada de nada" No dejais que salgan los comentarios; ¡¡por algo será!!

Sonia Palencia dijo...

Asegúrate de que se envíe el comentario. No tengo ninguno pendiente y he publicado todos hasta la fecha.
Gracias por pasarte y comentar.

Anónimo dijo...

En mi opinión hay que conocer la escala de prioridades. El parte es mucho más importante que cualquier demanda o información que soliciten los familiares, así como cualquier otra petición de otros servicios que no tenga un carácter urgente. Cuando hay una mala organización y se planifica mal el trabajo suceden estas cosas.

Anónimo dijo...

¡Bueno, Sonia!, me encanta tu blog. He "tropezado" con él por casualidad, y creo que aporta una perspectiva enormemente interesante de la enfermería. Seguiré leyéndolo y aún más, lo difundiré en el hospital donde trabajo. ¡¡Enhorabuena!!

Sonia Palencia dijo...

Muchísimas gracias por ese refuerzo positivo, me viene de perlas.
Me alegro que te guste el blog y espero que te animes a expresar tu opinión
Gracias!!!

Sonia Palencia dijo...

Estoy de acuerdo con tu opinión
Solo que a veces, incluso bien organizados, es difícil priorizar porque supone postponer tareas que otros nos demandan. Solemos agobiarnos cuando nos piden y creemos que hay que responder ante los demás antes que a nosotros mismos. La historia de siempre. Asumimos que estamos para todo y que todo forma parte de nuestra tarea.
Gracias por pasarte y comentar

Anónimo dijo...

Qué peligro tienen este tipo de interrupciones en el momento de preparar y administrar medicaciones.

No se respeta nada. Ejemplo de ayer en mis carnes: paciente de habitacion x cama 2 tan mal que sacamos carro de paradas y acaba en UVI. Paciente de la misma habitación cama 1 lleva 2 días sin hacer deposición. En plena vorágine de estabilizar a la paciente 2 los familiares de la 1 parando a todo el que pasara con aspecto de médico a narrarles con urgencia el problema de su familiar.
Está claro que a algunos les da igual todo mientras su madre cague.... con perdón.

Anónimo dijo...

Que gran verdad es este artículo! El pan de cada día. Así es....

ángeles dijo...

Saludos Sonia soy enfermera mexicana. Y me pasa igual a veces no es falta de organización...simplemente somos Enf. Resolutivas y decimos "no se" o "no me toca"

Lizzy Yanes dijo...

La verdad es que me acabo de llevar una sorpresa con este artículo. Le puedo decir que no soy compañera de su profesión pero sí soy bastante cercana. Soy enfermera veterinaria, una profesión que si bien en España no está regulada no es que sea muy respetada aún.

La sorpresa es que yo pensaba que las polivalentes y multifunción éramos nosotros por tener una profesión no arreglada, pero ya veo que no. Ya veo que en enfermería humana es igual, incluso peor al trabajar en centros grandes y no salgo de mi asombro.
Considero que los enfermeros (ya sean de medicina humana o animal) son el pilar de los centros, que sin ellos todo se iría al garete pero nadie lo valora, ni los jefes, ni los clientes, nadie y creo que se debería de concienciar más a las personas de la tremenda labor que hacer un enfermero de la rama que sea.

Un saludo.

Rut dijo...

Bueno,cuanto echaba de menos estas historias bastante reales del día a día de la enfermería. Cierto todo!,esa es mi opinión, es más, añadiría muchas más interrupciones,y dando siempre las gracias a q ningún paciente empeore su estado,en el momento de preparar la medicación, porq entonces,gestiona,memoriza,solicita ayuda (pero tu compañera tb está de trabajo hasta arriba,Y no es justo q deje lo suyo para hacer el tuyo)creo q el personal de enfermería q haya trabajado en planta de hospitalización,sabe q lo escrito por Sonia es real como la vida misma y apunto,¿y cd el médico te deja los altas encima del control de enfermería?¿Quién debe entregarlas al paciente?"ÉL",siempre él .Pero en ocasiones juegan con nuestra sensibilidad para con el paciente,porq entre q le buscas y le encuentras y discutes q es su deber entregar el alta MÉDICA ,nos equivocamos¡ y lo damos, por el paciente y su familia ya que sino van y pierde ese bus q comenta Sonia a Villamuriel¡¡¡.Y cd el doctor te dice ¡No hay pegatinas ¡Y tu le pones cara del emoticono sorprendido...y le dices no es función mia...y te pone cara de espanto¡¡¡¡Muchas gracias Sonia y no cambies...

Sonia Palencia Enfermera de Trinchera dijo...

Gracias Rut!!!!
Con apoyos como el tuyo es más fácil el "siempre adelante"

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon