ShareThis

domingo, 1 de marzo de 2015

¿Supervisora yo?

*Esta historia no es mía, pero este espacio y mi pluma están a disposición de la protagonista, que dará qué hablar*

Soy enfermera en una unidad de cirugía desde hace muchos años. No siempre me he llevado bien con la supervisora que me ha tocado y he sido muy crítica con las Direcciones de Enfermería del hospital. 
Desde hace unos años mantengo ciertas tensiones con la actual supervisora de mi planta. Sin embargo, me han pedido que acepte el cargo de supervisora de medicina interna. Sé que no soy la primera ni la segunda ni la tercera, en fin, no sé qué opción soy, sé que se lo han propuesto a muchas más personas antes que a mi. Pero he decidido aceptar el reto. El horario, el plus económico de las guardias, el nuevo estatus y el desafío, han sido mi principal motivación.

Es una planta con mala reputación. Con mucha carga de trabajo. Los pacientes son muy dependientes. Es la unidad con mayor índice de úlceras por presión producidas durante el ingreso. Con mayor número de conflictos entre categorías profesionales.

En la Dirección ya me han aclarado lo que esperan de mi:

.- Hay que frenar el asunto de las úlceras y las quejas de los pacientes y familiares. Hay que organizar y controlar el trabajo. Qué hacen, cómo lo hacen y corregir lo que no esté funcionando.
.- También deben cesar las quejas de los trabajadores,- me dice la Directora de Enfermería.- tienes que resolver tú los conflictos y evitar que bajen al despacho a quejarse.
.- Están todo el día enfrentadas a los médicos.- se queja.- tengo al jefe de servicio aquí día sí y día también. No sé qué pasa en esa planta, pero quiero que lo arregles.
Me doy cuenta de por qué soy la opción número… ni se sabe, y me dan ganas de renunciar a tan suculento puesto. Pero... o me gustan los retos o soy una suicida, y digo que sí.
Paso la primera semana aprendiendo de la mano de la supervisora que cede el cargo. La situación parece más que difícil:

.- La gestión de carteleras y el programa informático es la actividad que me llevará más tiempo. Hay que tenerlo al día y desde el primer minuto se ve que es un verdadero galimatías. Se trata de tener el servicio cubierto, pero lo que gestiono son personas con vidas familiares y sociales. Son compañeras. Sus descansos y sus cambios de turno son su principal preocupación. La mía debe ser, tener siempre la plantilla organizada y cubierta.

.- Los trabajadores se llevan mal entre ellos. Incluso dentro de un mismo turno, enfermera y auxiliar acaban discutiendo. Nada más llegar, asisto a la primera discusión. La TCAE se ha negado a poner una sonda rectal. asegura que es función de la enfermera. Discuten incluso por los pacientes encamados y me preguntan ¿deben hacerlo juntas? ¿puede delegarse en la auxiliar? ¿en qué casos?. En vez de preocuparse cada una de su trabajo, están más preocupadas de examinar a los de alrededor. Tengo que conseguir poner paz y convencerlos para que trabajen juntos y en equipo.

.- Los facultativos van a ser otro problema. Hay muchos intereses enfrentados. El principal conflicto, “el pase de visita”. Los médicos no tienen fijado un horario, sin embargo, insisten en pasar acompañados por una enfermera y siempre la misma. No entienden que cada enfermera tiene sus pacientes. Ellos solicitan que la misma enfermera pase la planta completa o por médico.
Así comienza mi andadura como Supervisora. Si os resulta interesante, os contaré más.


Nunca pensé que adquirir superpoderes, fuera una tarea tan difícil, pero como dijo el tío Ben a superman “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”


ENLACES DE INTERÉS:


domingo, 15 de febrero de 2015

La cara B del turno de noche


Llego a la planta a las 9:45, pero la enfermera que está de tarde saldrá “tarde”, porque tengo que coger el cambio de todos los pacientes.
      Esta noche estaré sola con Sandra, mi compañera auxiliar (TCAE).
    Normalmente somos dos enfermeras de noche, pero Ana ha llamado para avisar que no podía venir. Ya se lo habían comunicado a la supervisora antes de que yo llegara. Aún así, yo también he llamado para recordárselo. He pedido refuerzo, pero me han dicho, que no han encontrado a nadie y que el hospital está muy justo de plantilla, así que, no pueden ni reforzar unas horas. Que hagamos lo que podamos. Eso nos han dicho. ¡¡¡Estamos solas!!!.
     Para más “coincidencias”, esta temporada hay “andancio de gastroenteritis”. Casi la mitad de la planta ha ingresado por ese motivo o padece este síntoma. Y son pacientes mayores. Necesitan más cuidados porque son más dependientes.

     Resultado:
.- Atender dos veces más pacientes de lo habitual, medicaciones, constantes, analíticas, ingresos, etc…
.- Llamar mil veces al celador (que ha venido las dos estipuladas más una por cansinas, porque debe ser cierto lo de que la plantilla está muy ajustada y los pobres han tenido también muy mala noche)
.- Nos hemos pasado el turno cambiando pañales, cambiando camas, poniendo y quitando cuñas…(incluso hemos tenido que acudir a una planta “amiga” porque se nos acabaron las sábanas)

    ¡¡Por fin!!!!, son las 7:30 de la mañana… por fin!!!, sí!!!, y en algún momento, pensamos que no llegaría nunca. 
Ambas podemos decir “No siento las piernas”, “No siento los brazos” o “Qué pena no habernos kilometrado”.

     Sólo queda escribir el evolutivo y esperar al cambio.

     Estoy sentada en el control, concentrada en hacer un balance final sin olvidar registrar todo lo hecho, cuando mi compañera TCAE termina de colocar el carro de la ropa y cae derrotada sobre el sillón. 
Y en ese momento, exclama:

   .- Si tuviera que identificar a los pacientes de la planta por sus caras, lo tendría difícil, pero si me enseñan sus posaderas…. soy capaz de reconocerlos ¡¡¡¡a todos!!!!.

sábado, 31 de enero de 2015

QUEDAR EN EVIDENCIA? #YONOPASO!


Acompañaba a mi madre a la consulta del médico. Entonces, tocaron suavemente a la puerta y entró una señorita con bata. Era la enfermera asignada a la doctora.


   .- Perdonen que les interrumpa un momento.- (se dirige a la médico).- No me quedan clexane de 40 para ponerle a una paciente. ¿Tienes alguno?


   .- En la vitrina.- Espera, deja que mire.


   .- No hace falta, continúa, ya miro yo.


Las dos se acercaron a la estantería; la médico dominaba la situación; la enfermera, casi por encima del hombro, le indicaba.


  .- Ya lo veo. ahí, a la derecha.-


Se abrió paso como pudo y cogió una caja.
Estaba comprobándola, cuando la médico se la quitó de las manos y con un tono sabio (que a mi me molestó) le advirtió muy seria.


  .- Hay que mirar la caducidad, si está abierto, si está en buenas condiciones. Comprueba bien que es clexane, y que es de 40. Ten mucho cuidado.


La enfermera no respondió, era evidente su malestar, pero no dijo nada. Observó detenidamente la medicación, dió las gracias y se fue.
A mi me indignó la situación. Pero lo dejé pasar, porque a veces me acusan de susceptible y, ¿no era mi guerra?.


En una Residencia apareció un día un cartel advirtiendo a las enfermeras. El texto rezaba "CUANDO A UN RESIDENTE SE LE REALICE UNA EXTRACCIÓN DE SANGRE SE LE PONDRÁ UN APÓSITO DE GASA Y ESPARADRAPO DE PAPEL CON LA EXCEPCIÓN DE ALERGIA AL ESPARADRAPO Y SE LES ACONSEJARÁ QUE HAGAN PRESIÓN DIGITAL ENCIMA DE DICHO APÓSITO, ESTA MEDIDA ES UNA ORDEN MÉDICA
Estaba firmado, fechado y sellado. 
Me pareció indignante. Monté en cólera. Me alarmé, lo confieso. Y me dediqué a investigar sobre el fondo del suceso.
Justificaron el hecho contando que una de las enfermeras era “poco cuidadosa” en lo que a las extracciones se refiere. Se excusaron diciendo que ya le habían llamado la atención muchas veces, pero que no hace caso. Un día en que detectaron que volvió a repetir su “error”, la Responsable de Enfermería redactó el escrito, con la firma y el sello (y la venia) de la doctora en cuestión. Y valientemente, colocó el papelito en el libro de incidencias

¿Es cierto que había una persona que no hacía las cosas como debía? Creo que debió tratarse con esa persona en cuestión, después de investigar si realmente se trataba de negligencia, mala práctica o había otros motivos que justificaran que, cuando ella hacía las extracciones, salieran las cosas peor.
¿Eran culpables del hecho el resto de las enfermeras? No lo creo de ninguna de las maneras, y sin embargo, se las incluyó como sospechosas.

Nunca debe permitirse ni consentirse un cartel como este. Son un insulto y una falta de respeto que no debemos tolerar. Los toques de atención a una persona se hacen en privado e individualmente. A la cara.

Qué nos pasa?
¿No sabemos comportarnos?
Se observa un desconocimiento total y absoluto de las funciones de  #enfermería, de lo que hace, de lo que son sus funciones propias y de su competencia. Y el desconocimiento es general; en la población, en el resto de profesiones con las que trabajamos codo a codo y peor aún, incluso entre los miembros de nuestra propia profesión.
No existe el acuerdo tácito de otros oficios de "ensalzar la profesión", de "personalizar" el error salvaguardando la disciplina (al fin y al cabo, se equivoca esa persona, debe asumir su responsabilidad). Porque "malos profesionales" hay en todos los oficios. También hay malos médicos, sin embargo, no parece afectar a la reputación general de la "medicina". No se les demoniza por norma, se les tiene más respeto, y eso que, a mi juicio, sus errores pueden ser mucho más graves. Y cuando se detecta un "mal médico", no se acostumbra a llamarle la atención públicamente. En este punto, me atrevo a opinar que, en nuestra profesión hay poco "orgullo enfermero" y mucha inseguridad/sumisión, por lo que no somos capaces de defendernos de estas faltas de respeto y las toleramos, además de no saber vendernos.

Y seguimos preguntándonos ¿por qué? No es justo!! ¿cómo cambiarlo?

No es difícil averiguar cómo. Lo difícil es tener la constancia y la paciencia para mantener la actitud y esperar a ver el cambio. Con cada golpe, nos venimos abajo. Lloramos, nos lamentamos y nos rendimos. Pero no todos lo hacemos. En realidad, solo unos pocos. Pero hacen demasiado ruido. Cuesta mantener el tipo. Ser valiente es difícil. Por eso, yo propongo.
Cada persona, debe hacer cada día su trabajo, sus tareas, lo que sea que haga, de la mejor de las maneras. Sin medirse ni compararse respecto a los demás sino consigo mismo. 
Si uno se lamenta y espera que cambie el mundo alrededor sin empezar por sí mismo, nunca verá ese cambio. No rendirse, no desesperar. Apoyarnos unos a otros en lo positivo. Corregir lo negativo. No tolerarlo. No ocultarlo, sino todo lo contrario, hacerlo evidente para animar a corregir.
Pero exigiendo respeto.
Conviene un examen de conciencia



Otras entradas, en otros blogs, que DEBEN interesarte:
No hacía mucho que había leído la entrada de Lola Montalvo.Enfermería "Memorias de mi enfermera LIII: «Yo no defiendo a los malos profesionales»  Sinceramente, merece la pena leerla, releerla y aprenderla de memoria.
Y el decálogo al que hace referencia Lola, el de Rosa M Nieto en Enfermera2.o:La mirada enfermera "Decálogo para la enfermera INvisible es para hacer examen de conciencia, personal y silencioso, pero serio serio serio.
Y el estupendo análisis, en positivo, esperanzador de Mónica López Ventoso en Quironautas: "Yo no paso"
Y el descarnado y realista relato de Pinchazos Enfermeros: "Toda la medicación está puesta" ¿no os suena familiar?
Y la experiencia en primera persona de Meritxell Sastre en Nuestra Enfermería "Recuperar nuestra esencia enfermera" y la tendencia de algunos profesionales a ignorar lo obvio.
Y el documento que quizá lo resume todo,
Y luego han seguido otras también muy muy interesantes como la de Fernando Campaña Castillo en Nuestra Enfermería "En medio del debate de #Yonopaso"
Y un largo etcétera que puede encontrarse navegando por la red y que merece la pena leer.
Pero quizá el origen, o el resumen de lo que pueda estar ocurriendo, nos lo ofrece Juan F. Hernández en "Del silencio a la palabra"

viernes, 16 de enero de 2015

Debo dinero por trabajar en verano




Soy una de tantas enfermeras en el paro, preparando oposiciones a cualquier administración y a cualquier comunidad de España, aunque ya tengo dos niños pequeños y mi movilidad geográfica es cada vez más reducida. Pero todo sea por la estabilidad económica.
El caso es que, este verano, tuve la suerte de que me contrataran en una ciudad no demasiado lejos de mi casa (unos 50-60 km). el contrato me duró 3 meses.
Una vez llegué al hospital, estuve a disposición de la Dirección. Trabajando aquí y allá, sin cartelera, con los turnos que me iban imponiendo con una o dos semanas de antelación más  las incidencias que surgieran. Pero no me quejo. Me vino muy bien y agradecería que me saliera otro contrato, aunque estas navidades, no he tenido tanta suerte.

Este año, los Reyes Magos me han traido un regalo del Hospital en el que trabajé en verano. Una carta certificada reclamándome 41,75 euros. Que me ha hecho una gracia…. os podéis imaginar.

Dicen que me lo han pagado de más en una nómina ¿Por qué?

He estado en turno rotatorio todo el período de sustitución. Pero en uno de los meses, sólo me dieron una noche para hacer. Y, yo no lo sabía, aunque quizá debería saberlo… en tu nómina te pagan un complemento de turnicidad diferente dependiendo de:

* Si estás en turno diurno y haces al menos 5 cambios (5 tardes/mes si estás de mañanas o 5 mañanas si estás siempre de tardes). En este caso te corresponde lo que llaman turnicidad barata.
* Y si estás en rotatorio y haces un módulo de noches (tres noches) al mes, en ntonces se te asigna la turnicidad cara.

Pues bien. 
Aunque ese mes sólo hice una noche, como en el resto constan más de 3 noches al mes, el sistema informático entendió que siempre estaba en rotatorio y se me abonó la turnicidad cara. 
Alguien avispado en nóminas, se ha dado cuenta, y ahora me reclaman el dinero.

Yo no quiero nada que no sea mío, pero...
¿qué culpa tengo de que en cartelera solo me pongan una noche ese mes?
¿si pusiera una medicación equivocada a un paciente? ¿puedo reclamarle y que me la devuelva?

Normativa Sacyl para 2015:

Órdenes de jornada
orden san/1133/2014 jornada anual ponderada para turno rotatorio y fijo nocturno
orden san/1134/2014 jornada anual ponderada para turno diurno con jornada complementaria
Instrucciones de nóminas
Retribuciones 2015

lunes, 15 de diciembre de 2014

UGC "Yo, Dios; vosotras, enfermeras"





Hace unos días (el 5 de diciembre de 2014) se publicó el decreto 57/2014 que regula la constitución y funcionamiento de las Unidades de Gestión Clínica del Servicio de Salud de Castilla y León.
Unos días más tarde, aparece este cartel en dos plantas de cirugía del hospital en el que trabajo como enfermera.
Y se armó "el Belén". Todo el mundo opinando, aunque solo unos pocos se hayan leído la normativa. Los sindicatos van y vienen, y dan su parecer. Pero allí no nos acabamos de aclarar nadie. Expectantes, acudimos a la reunión convocada por el jefe de servicio.
Unos minutos antes, vamos entrando en la sala. Reconozco a dos compañeras de un sindicato. Me pregunto cómo tienen el valor de acudir, conociendo la fama del Jefe de Servicio. Me animo a preguntarles algo que me atormenta.
cartel ugc cirugia.jpg
.- Oye ¿Y si nos piden que votemos? ¿Y si nos piden que firmemos algo? ¿Qué podemos hacer?
.- Tranquilamente, si no quieres significarte, dices que necesitas tiempo para reflexionar y que te abstienes hasta que lo tengas claro. Es tu derecho.- me responden.
Encontramos dificultades para acomodarnos en una sala tan pequeña. Apenas hay sitios.Preside el Jefe de Servicio, en un lugar muy bien elegido, desde donde controla la puerta y a todas y cada una de las personas que hay en la sala, excepto a los que se sienten a su lado,  y en esas sillas va indicando que se coloquen las personas de su elección:
.- Paqui (su secretaria de toda la vida) tú aquí, a mi lado, por si tienes que levantar acta, jeje.
.- Paloma (la supervisora de la planta), tu aquí,
.- Rosa (la administrativo de consultas) ponte por aquí, que te he guardado un sitio….. Y así va colocando, sin que apenas se note, a sus apoyos.


.- Buenos días.- ha reconocido a una de las “sindicalistas” porque fue enfermera en esa misma planta, así que se dirige a ella por su nombre, con voz autoritaria
.- Ascen, ¿Qué haces aquí? ¿Quién te ha invitado? Esto es una reunión interna de la planta. No entiendo qué haces aquí.
Ascen se siente intimidada, intenta explicarse
.-. Nosotras, somos miembros de Junta de Personal…
Pero el jefe no está dispuesto a dejarla hablar.
Su compañera sale en su defensa y se significa, a pesar de que el jefe, no había reparado en ella.
.- Disculpe que le interrumpa, yo tampoco soy del servicio, pero soy de la Junta de Personal. No tenemos intención de molestar sino de informarnos para luego poder informar. En la convocatoria no expresa el carácter interno. No pensamos que fuera secreto.
El hecho de que le respondan le altera, le descoloca.
.- No entiendo por qué estáis aquí. No entiendo cómo no os habéis ido ya. Si no fuera porque luego me sacáis en los papeles, ahora mismo llamaba a los celadores para que os echaran.
La situación es tensa. Las enfermeras no se van y él ve que o por la fuerza o no hay manera. Pide apoyos
.- Yo no tengo inconveniente en que se queden, pero deben darle permiso el resto de asistentes, que igual no quieren que estén.
El tema ya no da para mucho más y el Jefe es consciente de que ha perdido el hilo y el ambiente que necesitaba crear para sus fines. Zanja el tema con una frase lapidaria.
.- Están ustedes aquí sin voz ni voto. ¡Sin voz ni voto!. Y porque se lo permiten sus compañeras.
Trata de retomar. Comienza la reunión tratando de recuperar el control.
Cuenta (a su manera) lo que dice el Boletín sobre las nuevas Unidades de Gestión Clínica. Vende su producto con entusiasmo. Trata de convencer. Utiliza en todo momento ejemplos para explicar conceptos, el tono es paternalista, pareciera que estuviera dando un discurso a cortas mentales, a veces me parece que vuelvo a la guardería, pero ¡no!, recuerdo que allí nunca me sentí inferior, ni tonta, ni corta mental, ni que se pusiera en duda mi capacidad. A ratos vuelve a tratar de ridiculizar a las del sindicato (es evidente que no se le olvida lo molestas que le parecen, sobre todo cuando toman notas en sus cuadernos)
.- La estructura de una Unidad de Gestión Clínica está formada por: El jefe de servicio, que sería yo.
Y aclara por qué no puede ser una enfermera. (por supuesto, con un ejemplo)
.- Las enfermeras son muy buenas y necesarias, difícilmente el médico puede conseguir objetivos si la enfermera no pone bien la sonda vesical que él manda, pero no pueden liderar una unidad como esta porque sería como pedirle a una enfermera que dirigiera la unidad de cardiología sin ser cardiólogo. Y eso es imposible ¿verdad? Sin embargo, las enfermeras sois imprescindibles. y una unidad como esta no puede funcionar sin vuestro apoyo. Por eso existirán las unidades funcionales que podréis liderar vosotras.
.- En realidad, no voy a mandar yo. Mandará el Comité Clínico (se calla que el Comité Clínico lo presidirá él y lo conformarán el resto de directivos de su elección).
Y nos aclara con ejemplos, que será un buen jefe.
.- Ayer decidí liberar una consulta el día 26 de diciembre. Sólo para que en consultas, una enfermera más pudiera disfrutar de ese día y pasarlo tranquilamente en su casa.
¿Y qué ganancia hay si no te viene bien?
.- Otro día, las enfermeras de la consulta me hicieron notar que había una consulta sobresaturada. Inmediatamente les hice caso y resolví el tema. ¿o no fue así?
Y ¿no es lo que debía hacer?


La reunión, de casi dos horas, transcurre en esta línea. Advierte que, al final, solicitará el voto.
.- No es vinculante, - tranquiliza, - es sólo para saber con qué apoyos contamos, porque si no queréis, no se hace, y yo sigo como estoy. Aunque en este decreto, bien clarito pone, que no es necesario el apoyo de todo el mundo, que con tres personas ya se puede hacer.
Una compañera se atreve y pide más tiempo para pensar. Como si tratara a una niña díscola, trata de convencerla de lo fácil que es decir sí o no. Pero el resto del personal se envalentona y al final el jefe tiene que claudicar. No se vota.
Llega el turno de resolver dudas. Y ahí ya, la reunión se le va de las manos. Porque enfermería expone su problemática, y él la desconoce totalmente.
Pregunta .- ¿Se nos pueden cambiar los turnos sin nuestra opinión o consentimiento?
Respuesta .- Vais a mejorar
Pregunta.- Necesitamos una enfermera más de noche.
Respuesta .- el Decreto dice que no se puede incrementar la plantilla
Pregunta .- Parece que se intuye que se podría mover a la gente de ciudad y comunidad incluso. ¿Es eso cierto?
Respuesta .- Eso ya se podía hacer en base a un Estatuto Marco que firmaron sus sindicatos. Pregúntele a ellos….
Y un discurso final:
.- No podéis ir así, paralelos a los médicos. Así esto no funciona. Debemos ir todos juntos. Los resultados dependen de vosotras. Yo os invito a participar, pero sin movimientos asamblearios. Enfermería tiene que cambiar el chip. Yo voy a hacer que la enfermería participe, yo fui quien incorporó a las supervisoras a las sesiones clínicas. Yo soy el único Jefe de Servicio que las informo de todo. Un cirujano puede hacer bien su trabajo, pero necesita una enfermera que ponga bien las sondas.


Mi impresión al salir. No tengo ningunas ganas de convencer a este Sr. de lo que soy, de lo que valgo, o de lo que significa en realidad #ENFERMERÍA.  Porque deja claro que ni quiere saberlo ni quiere escucharlo.
.- Nos pide que colaboremos manteniéndonos en la función de sumisión y obediencia plena que nos caracterizaba hace 50 años.
.- Si aceptamos, habremos dado un paso atrás más profundo que el que hemos dado en todos estos años hacia adelante con tantísimo esfuerzo.
Gracias que no todos los médicos son como mi jefe. Gracias que no todos los facultativos desconocen e infravaloran a la enfermería hasta este punto.

En mi opinión, las unidades de Gestión Clínica son una buena opción de autogestión, pero en Castilla y León suponen un instrumento claro de ninguneo a la enfermería y de potenciación de déspotas, ególatras, misóginos y demás adoradores del poder absoluto.

Ponte en contacto conmigo!!!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon