ShareThis

miércoles, 1 de julio de 2015

Ya tiene el alta? Deje la cama libre!



Hoy hace mucho calor y promete ser una tarde interesante.
Cuando llego, la planta está llena, pero hay, nada menos, que siete altas. Tienen todo listo y preparado para marcharse. El turno de mañana lo ha dejado arreglado. Pero tengo otros tantos pacientes esperando ansiosos por ocupar las camas aún calientes, que se vayan quedando libres. En el cambio ya me lo advierten:

.- Está urgencias colapsada. No hacen más que llamar y presionar a los facultativos para que den altas y a nosotras para que dejemos cuanto antes las camas libres. Tienes ya dos en la sala de espera, porque necesitaban la habitación. Les hemos llevado allí las bandejas de la comida y están esperando que vengan a buscarles. Pero tu, tranquila, que tienen el alta ya firmada-

A partir de las tres y media empiezan a marcharse algunos. Tan rápido como se despiden, aviso a limpieza y recogemos la habitación. En cuanto está todo listo, llamo a urgencias o a otras plantas, allí donde el siguiente inquilino espera trasladarse y recibo al nuevo ingreso como se debe. Pero esta labor requiere su tiempo y dedicación. Cambiar la historia o abrirla, toma de contacto, de constantes, valoración de problemas y necesidades al ingreso, visita del facultativo y reajuste de tratamiento, llamada a farmacia para gestionar que no falte medicación, inicio o seguimiento del tratamiento prescrito, pruebas, analíticas, dieta…. Así, uno por uno, mientras el resto de pacientes/clientes esperan ser también atendidos como merecen.
A las 5 estamos sudando. He recibido 5 ingresos nuevos, además de atender al resto. Los de la sala de espera por fin se han ido, aunque antes de hacerlo también me han dado algo de trabajo. Por tercera vez vuelven a llamarme de urgencias para reclamar las habitaciones de los dos que aún me quedan.

.- Otra vez te llamo de Urgencias. A ver cuándo vas a tener las camas libres, que ya es hora ¿no te parece?.-
.- Disculpa, no dudo que tengas mucha necesidad de las camas, pero yo tampoco he parado y aún no se han ido.-
.- Pues les pasas a la sala de espera, que ya tienen el alta firmada y no son asunto tuyo.-
.- Están esperando ambulancia, no tienen acompañante…
.- Que tienen el alta firmada ¿o no? y que necesito la habitación. Tú verás lo que haces.

Y cuelga. Me están dando la tarde. He oído por dos veces reproches y respuestas airadas. En urgencias están muy presionados y no entienden que en planta podemos estar viviendo una situación parecida. Pero no quiero discutir. Reclamo las ambulancias, me responden que tienen pocos efectivos y que tardarán. Pasarles a la sala de espera es un riesgo. Sí, tienen el alta, pero allí no hay timbre, queda muy a desmano. Si pasa algo… ¿quién será responsable?
Llega la supervisora de guardia. Anda, qué raro, si no la he llamado…

.- Hola ¿qué tal? que me dicen en Urgencias que tienes atascadas dos altas y es que abajo están muy nerviosos y necesitan las camas. Que les pases a la sala de espera, que si no no me van a dejar en paz.-
Así que me veo forzada a trasladarles a la sala de espera, que está libre porque los que estaban allí ya se fueron a sus casas. La Supervisora llama a urgencias muy satisfecha.

.- Ya está, como en media hora podéis ir subiendo los ingresos.- Y me deja con todo el marrón.

Entre medias, uno de los pacientes ingresados empeora y me da un pequeño susto. Todos a correr!!! Carro de electros, suero, glucemia, tensión…

.- ¡¡¡Llama al médico, rápido!!!.-

Viene enseguida, menos mal!. Analítica, pruebas, reajuste de  todo el tratamiento… por fin el paciente se estabiliza. Qué alivio!
Pero han llegado los ingresos y los de las ambulancias están reclamando a los pacientes que se iban de alta. Claro, como están en la sala de espera, no les encuentran.
En cuestión de media hora se ha montado un caos y cuesta recuperar el ritmo.
Me aseguro como puedo de que todo se haga como se debe. Que no se lleven en ambulancia a los nuevos ingresos a los domicilios de las altas. Que los pacientes que se van, lo hagan en las mejores condiciones, aunque haga horas que tienen el alta firmada y que supuestamente ya no son mi responsabilidad… Que los nuevos ingresos tengan su justa bienvenida y que no les falte de nada (ni a ellos ni a la compañera que vendrá de noche)
El tiempo pasa volando pero cada vez parece que hay más cosas que hacer. Se junta todo con las cenas, la medicación de las 9 y ¡Horror! Aún no escribí en las historias!!!

Otra vez que saldré tarde y deslomada.

domingo, 21 de junio de 2015

Desde el otro lado

Óleo Alfonso Guardia Chavarría "agonía"
Mi madre es mi compañera, mi amiga, mi apoyo, mi vida. Se encuentra mal. está pálida y sudorosa. Nos vamos a urgencias…
Rezo para que se ponga buena, para que me dure eternamente. No quiero perderla. Sé que no estamos en este mundo para siempre. Todos tenemos fecha de caducidad. Venimos y tendremos que irnos. Pero no puedo soportar la idea de perderla.
Le hacen muchas pruebas. Está en una camilla. Parece tan frágil, tan derrotada, tan cansada …. Quiero pedirle que luche, que no me deje. Que la adoro. Que la necesito, que no puedo vivir sin ella. Pero está tan agotada….que me lo guardo.
El médico me pide que salga y obedezco como una autómata. Le acompaño a otro despacho. Me está informando de la situación. Habla y habla usando palabras técnicas. Le veo mover los labios, pero no entiendo nada de lo que me dice.
.- ¿Has entendido?
Y digo que sí. Porque no quiero parecer tonta o porque no quiero enterarme en realidad.
Me aprieta el hombro y sale del despacho. me quedo sola, sola y desamparada.
Entra Aurora. Es enfermera, como yo.
.- ¿Cómo estás?.- me pregunta
.- Aurora.- No he entendido nada.
Y ella, lentamente, con dulzura, me explica. Con palabras para pacientes. Y casi sin darse cuenta,  me dice lo que necesito oír.

.- Ve con ella, acompáñala, abrázala, bésala, tócala. Aprovecha hasta el último momento. Si me necesitas, me llamas. Estaré por aquí, pendiente.

lunes, 25 de mayo de 2015

Liderazgo Enfermero



Seleccionar líderes de referencia, webs/blogs y perfiles para recomendar es una responsabilidad grande. Primero, cinco deja a mucha gente fuera. Segundo porque, aunque la red es genial, es imprescindible el cara a cara. Equilibrar ambos espacios en tiempo es difícil y aunque estuviéramos en la red constantemente, tampoco llegaríamos a conocer a todos ni todo lo que hay. Por eso, es necesario tener en cuenta que no se trata tanto de una recomendación como de una exposición de lo que me gusta y hago. Así que voy a limitarme a recomendar desde mi “aquí y ahora”, reducido por el tiempo que dispongo y limitado por mis necesidades actuales, puesto que mañana, soy libre de cambiar mis preferencias. Y recomiendo hacer eso mismo, relativizar. Disfruta del aquí y ahora. Acepta tu momento y adáptate a él. Cuando cambie, cambias tú y por ende, cambiará tu entorno. Pero lee, comparte, interactúa y crece. Mi espacio virtual, ahora mismo, es este:



MIS TRES LÍDERES DE REFERENCIA en ENFERMERÍA:




Zulema Ganzedo: Enfermera. Directora de Enfermería del Hospital Valdecilla. Es una mujer luchadora, tremendamente trabajadora y positiva que cree en las personas y en las mujeres. No la conozco personalmente. Virtualmente, un poco. Me gusta su ímpetu y su forma de pensar. Admiro su capacidad de reflexión y de responsabilidad. La sigo en Facebook Zulema Gancedo y en twitter @zgancedo




 

Lola Montalvo Carcelén: Enfermera y escritora. Una mujer fuerte, luchadora, activa, positiva, enérgica y reivindicativa. Muy activa en cualquiera de sus perfiles en redes. Tanto en Facebook Lola Montalvo como en Twitter @Lolamont. Bloggera interesante y actualizada lolamontalvo.blogspot.com.es/.
  
Miguel Garvi García, que junto con Ruth López Donat, crearon el blog Con L de enfermera. Miguel es Enfermero de urgencias. Se define a sí mismo como Generalista de mucho, especialista de nada... Inquieto, vehemente por pasión, mordaz, conciliador, ¿optimista? e inconformista. Yo le veo muy divertido, currante, activo y vitalista. Me reconozco muy fan suyo.








MIS CINCO WEBS/BLOGS DE REFERENCIA en ENFERMERÍA:
Para suscribirse y no perder el hilo de lo que hablan:


1.- La Factoría Cuidando: De Serafín @SerafinCuidando y de Antonio @cuidandoAJR Porque es una web que une varias webs y blogs. Tiene de todo relacionado con enfermería y es una fábrica de ideas. Si quieres saber lo que se cuece en cada momento, es imprescindible suscribirse y estar atento. ¿Qué es? y ¿de quién es?




2.- Enfermería Basada en la Evidencia De Azucena @Ebevidencia Porque contiene información muy útil sobre investigación. Cómo, cuándo, dónde, por qué… recursos, iniciativas, lecturas, consejos. Todo lo que puedes necesitar para empezar, seguir, no atascarte, resolver o terminar. No te lo puedes perder.





3.- Cuidados Paliativos + Visibles Blog colaborativo, es decir, que intervienen autores distintos. Es sobre Cuidados Paliativos. Leyendo aprendes, te informas y te emocionas. Y si quieres colaborar, puedes ponerte en contacto con ellos y proponerte.



4.- Revista Ene de Enfermería de varios autores. Revista de Enfermería electrónica y gratuita, de contenido científico. ¿Cómo no suscribirse?









5.- Signos Vitales 2.0: De Esther @jesterhanny Es un blog sobre Urgencias, Emergencias y Salud en General, así como iniciativas enfermeras y algunos análisis de la situación. Crítico, constructivo y necesario.





CINCO PERFILES TWITTER QUE RECOMIENDO SEGUIR:

@defensorenferme Chema Antequera. Enfermero, Abogado, Profesor de Derecho Sanitario y Bioética. Autor del blog: defensordelaenfermera.blogspot.com.es Comparte información interesante. Muy activo y siempre dispuesto a responder dudas.
@ferenfer Fernando Campaña. Diplomado en Enfermería y Máster en Enfermería Oncológica. Responsable del blog nuestraenfermeria.es  Impulsor del blog paliativosvisibles.  
@laura_enfermera Laura Pérez Morillas. Máster en Enfermería de Urgencias, Técnico Superior de Laboratorio, Enfermera de profesión y vocación. Dedica su perfil twitter a difundir noticias sobre enfermería y sanidad. Muy activa y actualizada.








@jesterhanny  Esther Gorjón Peramato. Enfermera de emergencias, asistencial y docente. Máster en Educación y TIC. Autora del blog signosvitales20.com sobre Urgencias, Emergencias, Enfermería, Salud y 2.0. Muy activa e interesante tanto en twitter como en Facebook.




EnfrmraSaturada Satur. Porque de humor también se vive y aporta una visión más relajada e irónica de la enfermería y alrededores. Autora del blog Libro de relevos y del libro “La vida es suero”.


Obviamente hay muchos más y para todos los gustos.
¿Quiénes son los tuyos?

domingo, 17 de mayo de 2015

ALERTA! Me falta una enfermera!


donacion.organos.ua.es

Berta, mi supervisora necesita una enfermera para cubrir el turno de tarde. Ha tratado de arreglarse con lo que tiene, pero está claro que la necesita y así lo solicita a la Dirección.
La Dirección valora la petición y llega a la conclusión de que efectivamente, Berta necesita un refuerzo en su planta. Pero…
¡No tienen disponible enfermera de la plantilla volante!. Y responden así.


Dirección: Berta, no tengo enfermeras para ese día en turno de tarde. Te mando a Lola pero está de mañana.
Berta: Es que la necesito de tarde.
Dirección: Ya sabes que no se le puede cambiar el turno a la de plantilla volante. Sólo tengo a Lola libre ese día. Y está en turno de mañana. ¿la quieres?
Berta: Sí, sí, algo es algo. A ver cómo lo arreglo.

Y Berta se queda con Lola en turno de mañana y sigue teniendo el turno de tarde a falta de una enfermera. Da vueltas y vueltas a la cartelera y decide hablar con las que estarán de mañana. A ver si alguien cambia el turno...

Paquita: ¿Pero qué dices? Yo soy fija. A mí no me cambias el turno. Llevo muchos años en esto y hasta que saqué la plaza, me movieron como les dio la gana. Que lo haga la sustituta que para eso está. Ahora que soy fija…¿es la de plantilla volante la que tiene el derecho a que no le toquen el turno? Esto es el mundo al revés.
Penélope: No hay derecho. Yo soy interina, ¿ahora tienen más derechos las sustitutas? Pero, ¿para qué está la plantilla volante? Es que no lo entiendo


A la vista de la normativa, mis conclusiones:
            
Las fijas no estamos ni por encima ni por debajo de las demás, y consecuentemente, las “eventuales” ni son las “chicas para todo” del hospital, ni las han contratado para hacer lo que yo no quiero. La plantilla volante ya sufre precariedad por no tener un puesto asignado y orbitar por distintas plantas del hospital.
 Todos los profesionales tenemos derecho a que se nos respete el turno asignado en la cartelera.
           Si hay algún cambio por incidencia, es función de la Dirección establecer la distribución de los efectivos profesionales por el hospital pero debe ser; con antelación suficiente, por escrito y debidamente justificado.
       ¿Hay que arreglarse con los recursos disponibles y evitar contratar? ¿Debemos contribuir al sostenimiento del sistema?
          Hay veces que no es culpa de la supervisora, que tiene que arreglarse con lo que hay.

¿Qué opinas tu?
¿Te pasó o te pasa algo parecido?
¿Me cuentas tu experiencia?


Algunas referencias documentales:


  1. ORDEN SAN/276/2012, de 26 de abril, sobre organización de la jornada ordinaria, calendario laboral y horarios en los centros e instituciones sanitarias de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León
  2.  http://diariodecuidados.com/2012/05/24/correturnos-disponibles-24-horas/
  3.  http://enfermeradospuntocero.blogspot.com.es/2013/10/turnos-y-sustituciones-en.HTML
  4.  http://donacion.organos.ua.es/enfermeria/enfermera_volante.asp
  5.  http://www.cuidando.es/10-recursos-enfermera-volante/ 



Más información y enlaces de interés en ¿Supervisora yo?

martes, 12 de mayo de 2015

#12Visibles12M Objetivo: #EnfermeríaVisible

http://suzie81speaks.com/2013/07/29/46-reasons-why-women-are-amazing/

Por fin he terminado mis estudios. Soy enfermera! Lo que siempre deseé. Cuidar, estar en contacto directo con el paciente, ser responsable de sus cuidados, enseñar en el autocuidado...
Mis primeros trabajos son de volante, temporales, sin puesto fijo. Orbito entre Primaria y Especializada y en un año conozco más de 10 centros de salud y otros tantos servicios hospitalarios. Mis certificados de servicios prestados son más largos que un testamento, y en la última hoja pone: Tiempo trabajado: tres meses y diez días en total. Pero mi entusiasmo no decae ni un ápice. A pesar de que en cada nuevo puesto soy la nueva, la que no sabe, a la que hay que enseñar... Es difícil conseguir reconocimiento, me siento pequeña. Me pregunto ¿existo?.
Varios años así, compaginando familia, cursos, diferentes destinos… noto que me voy frustrando y me niego a ello. Sigo cumpliendo mi objetivo de mantenerme activa, alerta y actualizada. Asisto a Congresos, cursos, Jornadas. Hago algún trabajito de investigación, docente... Una comunicación aquí, un poster allá, alguna publicación humilde. Busco apoyos, colaboraciones, motivación pero… aunque algunas veces lo consigo, son muchas las que encuentro “tapones”. Mis compañeros me miran mal. No entienden que dedique mi tiempo libre a leer artículos, hacer encuestas, a asistir a congresos.... Sin embargo, sigo adelante, aún cuando crece la sensación de que no soy nada, nadie, que lo que hago no se ve, ni se entiende, ni llega… y que cuando trasciende, no se me ve a mi, sino al equipo, al servicio, a la unidad, para bien o para mal. Y a veces me pregunto ¿existo?
Durante toda mi vida profesional, una de las tareas que más ha ocupado mi vida ha sido la de enseñar qué puedo hacer por los demás como enfermera. Qué puedo hacer por el paciente, qué puedo hacer por la población, para qué sirvo y dónde está mi valor. Lo he hecho durante jornadas de trabajo y de descanso. Con mi familia, amigos, vecinos…lamentablemente, incluso con otras enfermeras que no lo tenían tan claro. Y siempre ha permanecido en mi la sensación de invisibilidad. Sigo preguntándome ¿existo?
Por fin me preparo la oposición en serio y la apruebo. Soy fija. Ahora tengo mi plaza. No tengo por qué moverme de servicio. Creo que ahora podré hacer algo. Sigo luchando contra la invisibilidad.Queriendo hacerme un sitio. Estoy más relajada, no existe presión por inestabilidad laboral. Me vuelvo más reivindicativa y defiendo mis derechos. Critico con más libertad lo que me parece que está mal y soy mucho más capaz de ver mis propios defectos y corregirlos. Ahora parezco un poco más visible. Quizá se perfila mi silueta. Aunque tener como lectura artículos científicos sigue estando mal visto. Ahora siento soledad. Falta que me entiendan. Soy la rara, la friki. Cada vez me resulta más difícil encontrar almas afines dentro de la profesión cerca de mí. Encuentro más acompañamiento, más apoyo, mayor crecimiento en los contactos virtuales. A través de Congresos, Jornadas, Redes sociales… Empiezo a sentirme menos sola.
https://twitter.com/_SoniaPalencia
https://twitter.com/_SoniaPalencia
Por fin, decido abrir mi blog. Es un proyecto íntimo y personal. El primer motivo desahogarme. El segundo y más importante, hacer visible y real mi profesión. Gracias al blog y a las redes sociales, conozco enfermeras y enfermeros que son como soñé que serían todos, como yo siempre quise ser. Comprometidos, profesionales, preparados y dispuestos a compartir y departir. Aún sabiendo que mi proyecto personal es tímido al lado de los suyos, me atrevo y me sorprendo, porque me abren puertas, me acogen y me aceptan.
Ya no me siento tan sola. Y me doy cuenta de que, de esta forma, sí se llega. Con mayor rapidez y menor esfuerzo que en el día a día y en el cara a cara. Por supuesto que no sustituye al contacto directo. ¡¡¡Eso nunca!!! Pero es un instrumento de valiosísima ayuda. Sin olvidar que el camino es largo y apenas hemos comenzado.
http://enfermeradetrinchera.blogspot.com.es/
Escribir un blog es hablar en público. Cuentas lo que te parece importante y esperas una respuesta de cualquiera. En enfermera de trinchera trato de mostrar la parte más cotidiana de la profesión y su relación con su entorno. Acostumbro a hacer búsquedas sobre los temas que escribo para complementar con información relevante y fuentes fiables. Procuro mantenerme alerta sobre lo que es de interés en cada momento y decido si hago mi aportación sobre ello. Me preguntan, respondo, enseño y aprendo. Cuido? También. Con historias de las que se puede aprender qué hacer y qué no hacer, y compartiendo experiencias con las que quien lee, se puede sentir identificado, menos solo, menos raro, y donde se puede preguntar, comentar e interactuar.

He encontrado una nueva ilusión, una motivación, una alegría...y mucha gente con quien compartirla.

Ponte en contacto conmigo!!!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon