ShareThis

domingo, 1 de noviembre de 2015

¡Congresista de lujo!

         
         Cuando Pilar me llamó y me propuso hacer una presentación para inaugurar el III Encuentro Científico Gallego de Enfermería y Fisioterapia, no podía creérmelo. ¡Me entusiasmó!, ¡Me sentí tan orgullosa!... Cuando colgamos el teléfono, entré en pánico. 
        ¿Qué había aceptado? ¿Estaba preparada para ello?

pixabay.com
        A veces me ocurre; suelo aceptar retos y desafíos sin pensar, está visto que lo mío es meterme en proyectos. Luego, en frío, surge la duda de cómo acometerlos. ¿miedo al fracaso? ¿inseguridad?

        Cuando dudo de mi misma y de mis capacidades, suelo recurrir a dos posibles soluciones.
1.- Veo vídeos motivacionales que me devuelven la confianza en mí misma, me reilusionan y me recuerdan que: quiero, puedo y gano. Los guardo en mi perfil de YouTube e incluyo nombres como Steve Jobs ó Nick Vujicic...
2.- Recurro a un FAN: Y ¿Qué es un fan? Según la Real Academia de la Lengua, "acortamiento de fanatic, admirador o seguidor, entusiasta de alguien". Todos tenemos algún fan en nuestra vida. Es aquella persona que cree que somos capaces casi de cualquier cosa. Si no le has localizado, te aconsejo que lo identifiques, lo cuides y recurras a él en tus momentos de debilidad. Puede ser tu pareja, tu hijo, tu madre, una amiga....

        Decidí recurrir a mi madre, suelo hacerlo, porque es la persona que mejor me conoce, tanto... ¡¡¡si es que desde que nací ha estado conmigo!!!. Le expuse la situación:
          .- Mamá, me han propuesto que haga una presentación para inaugurar un Congreso y estoy asustada...
Ella siempre me responde igual
         .- Pero ¿tu eres tonta? ¡¡¡Hija mia, no necesitas enemigos teniéndote a ti misma!!!.- Y me recuerda todo lo que he luchado y he conseguido durante estos años. Y pienso, si ella cree en mi, si no ve mis límites, ¿por qué me empeño en ponérmelos yo?
      Ahora me he comprometido con Pilar y con mi madre. La cosa se pone seria.

      El siguiente dilema es decidir de qué hablo. Es un Congreso de investigación sobre cuidados y tecnología. No quiero aburrir desde primera hora. Y dispongo de 15 minutos.... Y cae en mi WhatsApp un enlace a uno de estos "motivadores" que tanto me gustan Victor Küppers hablando de "actitud".

      Y recuerdo...
                               cuando empecé a estudiar enfermería, cuando me decidí por enfermería. Era lo que quería hacer y estaba entusiasmada. 

      En mi promoción había una compañera fácilmente identificable. Era la que se apuntaba a todo, la que se reía con mayor fuerza, la que de cada anécdota de hospital hacía un mundo. Cierto día de prácticas, la enfermera de planta ofreció dejarle poner una sonda vesical. Cuentan que Lucía se ofreció rápidamente y sin pensar. De camino a la habitación, su tez se tornó blanca y un sudor frío le recorrió la nuca. La enfermera notó algo y le preguntó si estaba bien. Incluso le ofreció dejar el sondaje para otro día. Lucía se negó. Respiró hondo, sacó pecho y sondó correctamente sin saltarse un solo paso. De vuelta al control, se mareó del todo. Pero hasta entonces, aguantó. 
pixabay.com

    Años más tarde, coincidí con ella trabajando en el quirófano de un hospital pequeñito. Dos traumatólogos se afanaban en una prótesis total de cadera. Uno de ellos sostenía firmemente la pierna de la paciente. Se esperaba de él que no se moviera en toda la intervención. En determinado momento, sus pantalones cayeron al suelo. Todos nos miramos asustados. Esperábamos en cualquier momento que se nos solicitara subírselos y mentalmente ideábamos la excusa perfecta. Al cabo de unos minutos el traumatólogo preguntó, con exquisita educación, si había alguien dispuesto a subirle los pantalones. Lucía acudió al punto. Hizo dos intentos y se dio por vencida diciendo...
    .- Es imposible! Tiene la bata muy ajustada y un mandil de plomo que no me permiten subirle los pantalones. Pero le propongo una alternativa. Le ayudo a quitárselos para que no tropiece. Le aseguro que está usted muy discreto y sus calcetines son preciosos (eran de colorines). Voy a por otros pantalones limpios y se los dejo aquí cerca para que se los ponga nada más terminar.
      El especialista quedó en deuda con Lucía y no sentó moda porque no manejábamos por entonces ni móviles con cámara ni redes sociales.
      De Lucía se acordaba todo el mundo. Todos la conocíamos. Podíamos pensar que se tomaba algo por las mañanas, pero su entusiasmo era de envidiar.
      Victor Küppers (completo) hablaba de gente como Lucía. Me sedujo con su charla porque en determinado momento se vuelve a la audiencia y pregunta ¿cuánto vales tú como persona? y aplica una fórmula que es ideal para calcular el valor de un/a enfermer@
      Y es verdad lo que dice! ¿Qué te hace un profesional diferente del resto? ¿Qué hace que los demás te recuerden a ti y no al resto? ¿Qué te convierte en persona de éxito y te diferencia de un chusquero? Unos ejemplos. Pacientes: Carta de Pau Donés a las enfermeras que le atendieron. Compañeros de otras profesiones: José Manuel Salas es médico y escribe en su blog "Con tinta de médico" Gracias enfermería Y podría seguir poniendo ejemplos, o podríais poner vosotros, lectores, los que ahora mismo recordáis.

      En la vida de una enfermera están sus dramas y las de los demás. Es difícil olvidar unos u otros. Pero uno elige con qué cara, con qué gesto, con qué postura, con qué fuerza, con qué actitud encara la vida.
     No podemos rendirnos, ni seguir llorando por los pasillos. Dejemos de criticar y quejarnos, dejemos de tener miedo y volvamos a reilusionarnos. 
     Somos "PROFESIONALES", cada vez mejor preparados y con más CONOCIMIENTOS. 
     En este tiempo hemos adquirido "HABILIDADES", eso debería hacernos actuar con mayor seguridad y mejor criterio.
     Entonces...¿Es la ACTITUD el problema?
    
    Fui a Ourense, hice mi discurso, dejé una propuesta y me llevé varias lecciones:

  1. Nadie es profeta en su tierra (me trataron maravillosamente).
  2. Nunca sabes quién puede estar mirándose en ti (da siempre el mejor de los ejemplos)
  3. Empezar con ACTITUD es sinónimo de ÉXITO
  4. No olvides quién eres ni de dónde vienes, porque tarde o temprano, volverás.
    farodevigo.es



Enlaces de interés:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Congresista, eso es de diez.Yo puedo añadir que amiga ,hija y madre Excepcional.
No olvido que es una Enfermera de vocación, como hay pocas y si estas letra van de alagos ... me queda uno.
La vida me ha dado el regalo de que apareciese en mi vida y decir Gracias: por estar ahi SIEMPRE.Lo siento: porque te tengo un poco abandonada, y TE QUIERO por que cada mañana me enseñas que la vida son dos dias y la actitud es lo que lleva al Exito.
Eso y mas me has enseñado
Míri

Anónimo dijo...

YO ME MIRO EN TIIIIII

Sonia Palencia dijo...

Mirí, gracias.
Soy tu fan y lo sabes!!

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon