ShareThis

jueves, 1 de octubre de 2015

El encanto tóxico de la #Enfermería: La Gaseosa

     

      Estaba trabajando en planta en el Hospital, cuando a media tarde vi la oportunidad de sentarme cinco minutos y desconectar un rato. Saqué el teléfono del bolso y comprobé los mensajes. Tenía un mensaje directo en twitter. ¿Quién sería? Entré a ver.
      Un gurú de las redes sociales me preguntaba.
.- Disculpa mi osadía. He visto que en el Colegio de tu provincia se han convocado elecciones y proclamado una única candidatura de forma presuntamente clandestina y con plazos que parecen impedir la competencia. ¿Podrías ampliarme la información? ¿Se os ha notificado de alguna manera?
      Me sorprendió. Llevo muchos años en la ciudad. Trabajando y colegiada. Soy de las que leo correos y notificaciones. Me saltan en el móvil y lo compruebo varias veces al día. Encuentro cierto placer en leer todo lo relacionado con mi profesión y los correos del Colegio entran dentro de los que reviso cuidadosamente. Repasé los mensajes en el móvil. No tenía nada.
      Aunque no soy amiga de responder inmediatamente y en caliente, le devolví el saludo:
.- No recuerdo haber recibido nada. El tema me pilla de sorpresa. Indago y te cuento.
       Ya estaba nerviosa. Pregunté a la compañera de turno si ella sabía algo. 
.- ¿Qué dices? Ni idea de lo que me hablas.- me respondió.


      Cuando llegué a casa y tuve un rato de tranquilidad, repasé todo el correo de papel recibido en casa. Nada! Encendí el ordenador y entré en mi correo electrónico. Repasé todos los emails recibidos. Hice una búsqueda por todos los relacionados. Nada!   Entré en la web del colegio y tampoco vi nada colgado. Revisé portada y página de inicio de arriba abajo pero no encontré ninguna noticia, ni siquiera relacionada. Sin embargo, estaba segura que el aviso por twitter era cierto. Si esa persona sabía algo, debía haber algo. Usé el buscador de la web e introduje la palabra "elecciones convocatoria" y me saltaron varios pdf archivados en la web como documentos. Volví a releer todas las páginas de la web. No había anuncio, noticia ni notificador en ninguna parte. 
      Descargué los documentos. Cuando los leí, me quedé asombrada. En ellos se expresaba claramente que, hacía un más de un mes se habían convocado elecciones. Que se había presentado una única candidatura hacía más de 15 días y que se había terminado el plazo para presentar otras nuevas. Para más "bemoles", las elecciones se celebrarían en una semana!. 
      Elaboré un correo electrónico muy educado solicitando información a todos mis contactos profesionales de la ciudad, susceptibles de estar colegiados.  Les comentaba la situación y les preguntaba si estaban al tanto y en caso afirmativo cómo se habían enterado, si habían tenido algún tipo de notificación por parte del Colegio. 
      Uno a uno, todos me fueron respondiendo que no sabían nada, que se enteraban de la noticia por mí. Una sola persona, a los dos días respondió que no lo sabía pero que había comprobado la web tras recibir mi mail y había visto el anuncio de elecciones colgado. 
      ¡Qué raro! pensé y entré a comprobarlo. Efectivamente. Una reseña pequeñita, al final de la página de inicio. Era nuevo, de eso estaba segura.
       Como no me tocaba descanso, aproveché los dos días siguientes de trabajo para ir un poco antes y salir más tarde aprovechando esos tiempos para visitar otras plantas y unidades y preguntar a los que estaban de turno. Nadie, nadie, ni una sola persona sabía nada. Y, aunque algunos reaccionaron indignados, toda la indignación quedó en los pasillos y en las salitas de estar. 

      Hablamos de lo que deberíamos hacer pero nadie está dispuesto a hacer nada.

      También lo comenté en el sindicato donde me dijeron que, de no solicitarlo ningún afiliado no iban a hacer nada porque tenían sus acuerdos con el colegio en este momento contra la Administración y estaban tratando de que prosperararan en paz y armonía. Por lo tanto, no convenía enemistarse. Pero, es curioso, tampoco sabían nada de las elecciones "supuestamente clandestinas" a pesar de que todos están colegiados y habían mantenido reuniones con los responsables del colegio y protagonistas de la candidatura única con bastante asiduidad y en los últimos quince días.
      El resultado de todo esto es que, se ha armado un revuelo del que probablemente soy culpable. Durante unos días, la gente ha ladrado alterada por los pasillos. Pero ¿¿¿actuar??? nadie!!!
                                Nadie está dispuesto a dar el primer paso. 

Igual que salió la espuma volvió a desaparecer. 
                  Todos tenemos excusas para no hacer nada...
  • "Es que"  yo, total no me voy a presentar...
  • "Es que" a mí tampoco me importa que repitan, no lo ha hecho tan mal ...
  • "Es que" yo no quiero líos de impugnar, que luego me conocen...
  • "Es que"  ya estoy muy mayor, que si fuera joven, iban a ver estos!!!
  • "Es que" no tengo tiempo, que tengo que estudiar, cuidar a los niños, a mi madre.....
  • "Es que", "Es que", "Es que"

Veremos a ver dentro de 4 años....

        El Encanto tóxico de las enfermeras: el inmovilismo, la sumisión, ese no querer dar problemas, no dar guerra, que no se nos vea demasiado... somos profesionales gaseosa; explotamos por los pasillos, se nos va la espuma y la fuerza. Luego nos quedamos tranquilas y transparentes, calmadas.
        Aquí no ha pasado nada.
        Y a otra cosa!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo peor es cuando se convocan,se presentan tres candidaturas que hacen campaña y sólo va a votar el 3% de profesionales.
En Barcelona, se han celebrado elecciones al Colegio y esta baja participación ha permitido que ganen los de siempre, los que permiten,por afinidada política, que el presidente del Consejo de Enfermería de Cataluña sea un MÉDICO.
Espero que en vuestra provincia, dentro de 4 años, la gente esté más concienciada. Así no vamos a ningún lado.

Anónimo dijo...

Cada vez que leo noticias como esta se me quitan las ganas de volver a trabajar en España...La verdad es que tenemos lo que nos merecemos...

Anónimo dijo...

Pese a quien pese,las cosas son como y de la manera que lo dices.

Mi más sincera enhorabuena.Permitame que insista......Ole, ole y ole.

Tamara Velasco dijo...

Sonia y cuando realmente haces algo y te pisotean,te apartan y aprovechan tu trabajo???eso es lo q a mi ne ha pasado esta semana,despues de hacer el trabajo de rastrear todo internet buscando paginas de enfermeras indignadas con la ope SACYL, de juntarlas ,me humillan, pisotean y se quedan con mi trabajo.Pues asi nos va.....a mi ya se me ha quitado las ganas de hacer nada

Sonia Palencia Enfermera de Trinchera dijo...

Lo siento mucho Tamara!
A veces, muchas veces, las cosas no salen como una piensa. Pero tampoco sabes si lo que has hecho ha servido o no. A ti te ha dado rabia cómo han salido las cosas, pero seguro que para algo o alguien ha servido. No te desesperes, no renuncies. Lo que haces bien, al final te devuelve algo bueno. Lo que pasa es que no siempre lo vemos cuando necesitamos apreciarlo.
Un fuerte abrazo Tamara y mucho, mucho ánimo. Insistir, persistir y nunca, nunca desistir.

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon