ShareThis

miércoles, 11 de abril de 2012

EL EFECTO TERAPÉUTICO DE UNOS BACHES

Era un Centro Rural. Atendíamos 5 pueblos y una aldea. Las guardias eran de 48 horas. Aquella acababa de empezar.

Llegó  a consulta un hombre mayor acompañado de una mujer aún más mayor. Era su madre y se encontraba mal. Hicimos todo lo posible más todo lo que se nos ocurrió con los recursos disponibles en el centro. No se detectó nada anormal. Aparentemente todo estaba bien. Mi compañero facultativo iba a hacer un informe y a mandar a casa a la paciente.

No sé por qué razón, pero a mí algo no me cuadraba. Quizá el tono de piel de aquella mujer, no sabría explicarlo. Pero como tenía confianza en mi compañero, le advertí:

.- Francisco, esta mujer nos da un susto. No sé, pero yo no la veo bien.

De modo que decidimos trasladarla en la ambulancia a la capital. 45 km de distancia. Una carretera plagada de curvas y baches. Avisamos al conductor asignado que llegó enseguida. Mi compañero le dio instrucciones precisas antes de salir.

.- Pase lo que pase no pares hasta llegar al hospital. Date prisa pero ten cuidado.

Así que la buena mujer tumbada y su hijo sentado a su lado, ambos perfectamente acomodados y asegurados en la parte de atrás del vehículo, partieron hacia el Hospital más próximo.

Más tarde nos contaron toda la historia entre el conductor y el médico de Urgencias del Hospital.

 Hacia la mitad del trayecto, el hombre comenzó a golpear frenéticamente el metacrilato que le separaba del conductor gritando:

.- Pare, pare, mi madre está muerta!!!! No respira!! No tiene pulso!!!

Nuestro conductor, fiel a las instrucciones recibidas, trató de tranquilizarle recordándole que enseguida llegarían al hospital, pisó pedal y no paró hasta llegar a Urgencias.

Una vez allí les estaban esperando. Nosotros ya habíamos avisado. Les atendieron muy rápido. La mujer llegó viva. Su hijo no podía creerlo y ante su insistencia indagaron sobre la historia. La conclusión fue que la pobre mujer pudo tener una parada cardíaca a mitad del traslado. Los baches y las curvas del camino provocaron tal traqueteo que pudo servir de masaje cardíaco. Una especie de RCP improvisada.

        Días después, la mujer abandonaba el Hospital con tratamiento y convaleciente, pero viva. Volvieron a visitarnos al Centro y nos contaron su experiencia. Una anécdota curiosa que  esta vez terminó bien.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si has dado una idea para los recortes de sanidad y dejan de arreglar las carreteras para ahorrarse más dinero por dos vías diferentes. Muy bonita la anécdota.

Sonia dijo...

Gracias! Ten por seguro que antes de publicar la anécdota habrán barajado esa posibilidad jaja. Gracias por comentar y por leerme.

Anónimo dijo...

Jolines hija, parece que has hecho hasta la guerra tú solita, te quieres llevar afiliada al personal enterito a costa de contar batallitas??

Déjate de hacer política aquí.

Begoña Santos dijo...

Sí que es curiosa la anécdota, si. Me encanta lo que escribes y cómo lo escribes, y muchas de las veces me dá mucho que pensar. Gracias por escribir tus vivencias y hacernos sentir lo que tú sentiste en su día, no dejes de hacerlo nunca.

En cuanto al último anónimo, ya que hace esa crítica, lo menos que podía hacer es hacerlo dando la cara....porque...mira que leo y releo y debo ser estúpida y poco inteligente ya que sigo sin encontrarle la política por ningún lado......en fin, que pena de envidia...lo que malogra a ciertas personas.....

Anónimo dijo...

Tu si que vales.IMPRESIONANTE.

Anónimo dijo...

hola Sonia soy María la amiga de Jose, respecto a este último comentario aparte de ser cabarde y no mostrar sus datos, decirte que me gusta como escribes, como ayer llegamos a las 7,30 a casa pues he estado un buen rato tirada en la cama leyendo tu blog y me he reido y entretenido muchísimo, y queda claro q impertinentes hay en todas partes, sigue así tienes un blog chulisimo un beso muy grande :)

Sonia dijo...

Muchísimas gracias María! Me ha encantado conocerte y espero que mantengamos el contacto, porque además aún nos quedan muchos proyectos por hacer. Un beso muy grande y recuerdos a José.

Anónimo dijo...

Hello there, I found your site by means of Google whilst searching for a related subject, your web site came up,
it seems good. I have bookmarked it in my google bookmarks.

Hello there, simply was alert to your blog thru Google, and
found that it is truly informative. I'm gonna watch out for brussels. I'll appreciate for those
who continue this in future. Numerous other people will be benefited from
your writing. Cheers!
My site ... emergency exchange server support

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon