ShareThis

jueves, 4 de abril de 2013

Lo que no está escrito, NO ESTÁ HECHO!!!

                Berta es enfermera desde hace diez años. Trabaja en urgencias desde hace dos. Hoy es un día muy, muy ajetreado y apenas llega a hacer todo el trabajo. Sabe que cuando se vaya a casa lo hará con la sensación de no haber tenido tiempo de mirar a los ojos a nadie.
               A medio turno ingresa Pilar. Es una mujer joven, de treinta y tantos años. Diabética, con síntomas de malestar, sudoración, palidez, temblor. El médico que le ve la envía enseguida a hospitalización, el área al que está asignada Berta. Allí esperará bajo observación, el resultado de pruebas, análisis y respuesta al tratamiento.

http://todaslasartes-argentina.blogspot.com.es/2012_05_01_archive.html
           
 Pilar  es  una  paciente  depresiva, apenas  habla, está metida en  sí  misma  y  no  quiere  saber  nada  del  mundo.  Está  sola, sin acompañantes y rechaza el contacto humano. 
           Berta inicia el tratamiento prescrito por el médico y continúa su trabajo atendiendo a otros pacientes.
      Pilar no mejora, pero Berta tampoco observa demasiados cambios en su estado.
          Entonces llega la hermana de la paciente y le permiten verla.



               Se acerca al personal, contrariada, nerviosa:
.- ¿Qué le pasa a mi hermana? ¿Desde cuándo está así? ¿Qué le han dado? ¿Qué le han hecho? No responde, no me habla, por favor, ¿Es que no van a hacer nada?

Berta comprueba la alerta, y aunque no ve cambio sustancial en Pilar desde que la conoce, avisa al médico responsable. Mientras éste llega, vuelve a tomar constantes, la glucemia sigue alta pero no observa ningún cambio sustancial. Pilar está como cuando entró, salvo quizá, menos reactiva y más dormida.
                Llega el facultativo, y ante la alarma del familiar, ingresan a la paciente en la UCI para realizarle nuevas pruebas y tenerla más controlada.
https://www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&docid=yZOcim4w0BrqMM&tbnid=97T4mqjY28N9NM:&ved=0CAQQjB0&url=http%3A%2F%2Fmijardindepoemas.blogspot.com%2F2011%2F11%2Fsueno-de-papel.html&ei=TdtdUcngLIK30QXOvID4Dw&bvm=bv.44770516,d.ZG4&psig=AFQjCNHX4lSyEqGPv2UL7PZBiVUlEdwwmQ&ust=1365191845622231

En cuestión de horas, fallece.
La familia pide que se investigue.
Berta recibe una notificación de la dirección. Le solicitan que narre los hechos tal y como los vivió. Que dé su propia versión.
Berta recuerda, horrorizada, que no escribió casi nada en la historia. La falta de tiempo, el resto de pacientes, el trabajo que había y.....decidió que registrar no era prioritario. Ante ella, un futuro incierto. Días de arrepentimiento, de duda, de inquietud. Un desenlace fatal quizá.

 ¿Cuántos profesionales de enfermería  piensan también que registrar no es prioritario?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Si tan prioritario es que desde direccion dejen tiempo para registralo, porque pretenden q registemos que hagamos .... y todo no puede hacerse con la carga de trabajo que tenemos

Sonia dijo...

Es cierto, desde las direcciones de enfermería defienden poco o nada, el tiempo con el que contamos y las cargas de trabajo que tenemos. Pero también es cierto que hacemos muchas tareas que podríamos delegar y asumimos trabajos que no son nuestros. Todo es un equilibrio de prioridades. Quizá debemos plantearnos lo que es importante y distinguirlo de lo que es urgente.
Registrar es cada vez más importante.
Primero porque te protege judicialmente si, como en este caso, luego vienen mal dadas. Tu puedes tener tu conciencia tranquila, pero sin el apoyo del registro, puedes quedarte sin profesión y sin futuro.
En segundo lugar, porque es imprescindible para que la profesión se desarrolle y se visualice.
Otras categorías profesionales lo tienen más claro. No les asusta no hacer esas tareas para las que están preparados y pueden delegar. Al final alguien las realiza.

Lo mismo está ocurriendo ahora en algunas comunidades con los programas informáticos (Gacela). Ponen a tu disposición un recurso "maravilloso" para que tu profesión se visualice y para que los datos registrados luego puedan ser registrados y volcados en programas estadísticos que permitirán investigar y demostrar las cargas de trabajo. Todo esto sin reforzar plantillas, sin tener en cuenta que hay plantas en las que a duras penas puedes tomarte un café o ir al baño.
Es la historia de siempre. Todo a costa de nuestras espaldas, de nuestro sentido de la responsabilidad y nuestra preocupación por el paciente como "persona".
Muchas gracias por comentar!!!

Anónimo dijo...

Delegar en quién, si estamos contados? A veces, la elección pasa por atender al paciente o escribir. La prioridad está clara, por lo menos, para mí

Anónimo dijo...

Una entrada que dice la realidad.Que cuenta lo que pasa en el día a dia.Gracias

Anónimo dijo...

Una entrada que dice la realidad.Que cuenta lo que pasa en el día a dia.Gracias

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon