ShareThis

lunes, 15 de diciembre de 2014

UGC "Yo, Dios; vosotras, enfermeras"





Hace unos días (el 5 de diciembre de 2014) se publicó el decreto 57/2014 que regula la constitución y funcionamiento de las Unidades de Gestión Clínica del Servicio de Salud de Castilla y León.
Unos días más tarde, aparece este cartel en dos plantas de cirugía del hospital en el que trabajo como enfermera.
Y se armó "el Belén". Todo el mundo opinando, aunque solo unos pocos se hayan leído la normativa. Los sindicatos van y vienen, y dan su parecer. Pero allí no nos acabamos de aclarar nadie. Expectantes, acudimos a la reunión convocada por el jefe de servicio.
Unos minutos antes, vamos entrando en la sala. Reconozco a dos compañeras de un sindicato. Me pregunto cómo tienen el valor de acudir, conociendo la fama del Jefe de Servicio. Me animo a preguntarles algo que me atormenta.
cartel ugc cirugia.jpg
.- Oye ¿Y si nos piden que votemos? ¿Y si nos piden que firmemos algo? ¿Qué podemos hacer?
.- Tranquilamente, si no quieres significarte, dices que necesitas tiempo para reflexionar y que te abstienes hasta que lo tengas claro. Es tu derecho.- me responden.
Encontramos dificultades para acomodarnos en una sala tan pequeña. Apenas hay sitios.Preside el Jefe de Servicio, en un lugar muy bien elegido, desde donde controla la puerta y a todas y cada una de las personas que hay en la sala, excepto a los que se sienten a su lado,  y en esas sillas va indicando que se coloquen las personas de su elección:
.- Paqui (su secretaria de toda la vida) tú aquí, a mi lado, por si tienes que levantar acta, jeje.
.- Paloma (la supervisora de la planta), tu aquí,
.- Rosa (la administrativo de consultas) ponte por aquí, que te he guardado un sitio….. Y así va colocando, sin que apenas se note, a sus apoyos.


.- Buenos días.- ha reconocido a una de las “sindicalistas” porque fue enfermera en esa misma planta, así que se dirige a ella por su nombre, con voz autoritaria
.- Ascen, ¿Qué haces aquí? ¿Quién te ha invitado? Esto es una reunión interna de la planta. No entiendo qué haces aquí.
Ascen se siente intimidada, intenta explicarse
.-. Nosotras, somos miembros de Junta de Personal…
Pero el jefe no está dispuesto a dejarla hablar.
Su compañera sale en su defensa y se significa, a pesar de que el jefe, no había reparado en ella.
.- Disculpe que le interrumpa, yo tampoco soy del servicio, pero soy de la Junta de Personal. No tenemos intención de molestar sino de informarnos para luego poder informar. En la convocatoria no expresa el carácter interno. No pensamos que fuera secreto.
El hecho de que le respondan le altera, le descoloca.
.- No entiendo por qué estáis aquí. No entiendo cómo no os habéis ido ya. Si no fuera porque luego me sacáis en los papeles, ahora mismo llamaba a los celadores para que os echaran.
La situación es tensa. Las enfermeras no se van y él ve que o por la fuerza o no hay manera. Pide apoyos
.- Yo no tengo inconveniente en que se queden, pero deben darle permiso el resto de asistentes, que igual no quieren que estén.
El tema ya no da para mucho más y el Jefe es consciente de que ha perdido el hilo y el ambiente que necesitaba crear para sus fines. Zanja el tema con una frase lapidaria.
.- Están ustedes aquí sin voz ni voto. ¡Sin voz ni voto!. Y porque se lo permiten sus compañeras.
Trata de retomar. Comienza la reunión tratando de recuperar el control.
Cuenta (a su manera) lo que dice el Boletín sobre las nuevas Unidades de Gestión Clínica. Vende su producto con entusiasmo. Trata de convencer. Utiliza en todo momento ejemplos para explicar conceptos, el tono es paternalista, pareciera que estuviera dando un discurso a cortas mentales, a veces me parece que vuelvo a la guardería, pero ¡no!, recuerdo que allí nunca me sentí inferior, ni tonta, ni corta mental, ni que se pusiera en duda mi capacidad. A ratos vuelve a tratar de ridiculizar a las del sindicato (es evidente que no se le olvida lo molestas que le parecen, sobre todo cuando toman notas en sus cuadernos)
.- La estructura de una Unidad de Gestión Clínica está formada por: El jefe de servicio, que sería yo.
Y aclara por qué no puede ser una enfermera. (por supuesto, con un ejemplo)
.- Las enfermeras son muy buenas y necesarias, difícilmente el médico puede conseguir objetivos si la enfermera no pone bien la sonda vesical que él manda, pero no pueden liderar una unidad como esta porque sería como pedirle a una enfermera que dirigiera la unidad de cardiología sin ser cardiólogo. Y eso es imposible ¿verdad? Sin embargo, las enfermeras sois imprescindibles. y una unidad como esta no puede funcionar sin vuestro apoyo. Por eso existirán las unidades funcionales que podréis liderar vosotras.
.- En realidad, no voy a mandar yo. Mandará el Comité Clínico (se calla que el Comité Clínico lo presidirá él y lo conformarán el resto de directivos de su elección).
Y nos aclara con ejemplos, que será un buen jefe.
.- Ayer decidí liberar una consulta el día 26 de diciembre. Sólo para que en consultas, una enfermera más pudiera disfrutar de ese día y pasarlo tranquilamente en su casa.
¿Y qué ganancia hay si no te viene bien?
.- Otro día, las enfermeras de la consulta me hicieron notar que había una consulta sobresaturada. Inmediatamente les hice caso y resolví el tema. ¿o no fue así?
Y ¿no es lo que debía hacer?


La reunión, de casi dos horas, transcurre en esta línea. Advierte que, al final, solicitará el voto.
.- No es vinculante, - tranquiliza, - es sólo para saber con qué apoyos contamos, porque si no queréis, no se hace, y yo sigo como estoy. Aunque en este decreto, bien clarito pone, que no es necesario el apoyo de todo el mundo, que con tres personas ya se puede hacer.
Una compañera se atreve y pide más tiempo para pensar. Como si tratara a una niña díscola, trata de convencerla de lo fácil que es decir sí o no. Pero el resto del personal se envalentona y al final el jefe tiene que claudicar. No se vota.
Llega el turno de resolver dudas. Y ahí ya, la reunión se le va de las manos. Porque enfermería expone su problemática, y él la desconoce totalmente.
Pregunta .- ¿Se nos pueden cambiar los turnos sin nuestra opinión o consentimiento?
Respuesta .- Vais a mejorar
Pregunta.- Necesitamos una enfermera más de noche.
Respuesta .- el Decreto dice que no se puede incrementar la plantilla
Pregunta .- Parece que se intuye que se podría mover a la gente de ciudad y comunidad incluso. ¿Es eso cierto?
Respuesta .- Eso ya se podía hacer en base a un Estatuto Marco que firmaron sus sindicatos. Pregúntele a ellos….
Y un discurso final:
.- No podéis ir así, paralelos a los médicos. Así esto no funciona. Debemos ir todos juntos. Los resultados dependen de vosotras. Yo os invito a participar, pero sin movimientos asamblearios. Enfermería tiene que cambiar el chip. Yo voy a hacer que la enfermería participe, yo fui quien incorporó a las supervisoras a las sesiones clínicas. Yo soy el único Jefe de Servicio que las informo de todo. Un cirujano puede hacer bien su trabajo, pero necesita una enfermera que ponga bien las sondas.


Mi impresión al salir. No tengo ningunas ganas de convencer a este Sr. de lo que soy, de lo que valgo, o de lo que significa en realidad #ENFERMERÍA.  Porque deja claro que ni quiere saberlo ni quiere escucharlo.
.- Nos pide que colaboremos manteniéndonos en la función de sumisión y obediencia plena que nos caracterizaba hace 50 años.
.- Si aceptamos, habremos dado un paso atrás más profundo que el que hemos dado en todos estos años hacia adelante con tantísimo esfuerzo.
Gracias que no todos los médicos son como mi jefe. Gracias que no todos los facultativos desconocen e infravaloran a la enfermería hasta este punto.

En mi opinión, las unidades de Gestión Clínica son una buena opción de autogestión, pero en Castilla y León suponen un instrumento claro de ninguneo a la enfermería y de potenciación de déspotas, ególatras, misóginos y demás adoradores del poder absoluto.

5 comentarios:

Carlos Tardío Cordón dijo...

No sé cuánto años tiene ese "jefe" de Servicio; peor si es joven. Has exteriorizado la pura y cruda realidad. Deberían leer esta "conversación" esas profesoras teóricas de cómo tenemos que aguantar tanta estupidez, por paternalistas, sin dejarnos respirar, salvo que pidamos -roguemos- permiso al "jefe" de Servicio, cuyo C.V. seguro que ha sido "valorado" por el sr. Aguado.

Anónimo dijo...

La verdad, tu jefe es el reflejo de lo que está pasando en los Hospitales de este país, la culpa es en parte nuestra por no dejarles claro las cosas.
Desde cuando los médicos en su carrera estudian Gestión de personal, o Gestión económica, o alguna asignatura que les faculte para ser jefes de sección o de personal.
Cuando estudian las especialidades estas les facultan para ser Jefes de algo, o solo "Cardiologos".
Sabe tu jefe cuantas compañeras nuestras tienen postgrados de Gestión Sanitaria, lo tiene él?
Que pasa con nuestras especialidades, si a ellos le faculta para ser jefes, a nosotros las nuestras tambien, no?
Sabe que enfermería es un Grado y que medicina también lo es, que nuestros estudios universitarios son equivalentes a los suyos?
Alguien le debería de decirle que la enfermería no solo pone sondas o realiza otras técnicas, sino que da cuidados integrales al paciente, gracias a los cuales los tiempos de hospitalización y de curación se acortan considerablemente y no solo por sus maravillosos tratamientos farmacéuticos.
Deberíais habérselo dicho, habérselo dejado claro, al igual que nuestros representantes a la Junta, el problema es que nos callamos y como mucho refunfuñamos y nos vamos.
Te animo que en la próxima reunión se lo preguntes haber que te responde. Y de paso pregúntaselo también a nuestras compañeras haber que te responden también.
Un saludo.

Sonia Palencia dijo...

Tienes toda la razón.
No tiene ni idea de nada relacionado con enfermería, pero ¿sabes lo peor? ni él ni tantos como él, que ocupan cargos de dirección y gestión de hospitales, quieren saber nada de enfermería. Prefieren hacerse los sordos y los ciegos, o jugar a que lo son mientras ponen todas las trabas posibles al desarrollo de la profesión de enfermería.
Me consta que hay en el servicio muchos profesionales de enfermería con los que discute y a los que "no traga" por comportarse como profesionales autónomos e independientes. Y que los representantes de la Junta, dependiendo del sindicato al que pertenezcan, defienden o ignoran voluntariamente qué hace enfermería y cuál es su preparación.
Es la historia de siempre.
Una batalla diaria que hay que lidiar sin rendirse. Yo confío en que, con tiempo y buenos profesionales, iremos convenciendo. Y que estos especímenes, como este "jefe" tenderán a desaparecer o minimizarse.
Yo tengo esperanza y lucho por ello. A veces en iniciativas colaborativas, a veces desde mi trinchera.
Muchas gracias por pasarte, opinar y compartir. Se agradece que haya alguien ahí detrás.

fernando Hilario dijo...

Hola Compañera, La esperanza y el buen hacer, es la "razón de la profesión enfermera", lo que hace que la enfermera tenga cada día que demostrar lo que vale, no le sirve absolutamente para nada, porque el trabajo bien hecho es lo que tienen que hacer todo profesional y no un motivo para su reconocimiento laboral, el reconocimiento laboral solo viene de mano de las leyes administrativas que son las que hay que cambiar.
Para eso primero tenemos que cambiar el chip de la profesión, hay que luchar por que nuestros compañeros cambien su chip de esperanza y de buen hacer, por la lucha a través de la verdad real de la situación enfermera, esta es: nos consideraran profesionales de segundo grado.
La única verdad es que somos graduados, que muchos son especialistas, y que se nos trata como técnicos de Formación profesional o peor.
Tenemos que usar las leyes que nos amparan como hacen los demás profesionales con los mismos estudios que nosotros, y reivindicar nuestro puesto dentro del sistema al igual que ellos.
Con la esperanza y el buen hacer no se consigue nada, eso es lo que nos venden nuestros queridos dirigentes que se encuentran en la universidad metiendo mentiras a neutros futuros compañeros, muchos de ellos con otras titulaciones que ni siquiera son enfermería.
Y que hablar de los sindicatos, mejor callar, tenemos que ser todos los profesionales de Enfermeria unidos los que luchemos por ello pero en los tribunales, en los Ministerios, en las Consejerias, haciendo valer las leyes y las titulaciones que ellos mismos han creado y que ahora ni siquiera quieren reconocer.
Te animo compañera a que hagas ver a tus compañeras del hospital, a los alumnos de la FACULTAD DE ENFERMERIA, todo esto que te he dicho, quizá alguien piense......... que es "hora de cambiar".
Un saludo.

Sonia Palencia dijo...

Ole Fernando!
Estoy contigo. Haré mis deberes y procuraré evangelizar hasta el infinito y más allá.
Añado que debemos perder el miedo y el encanto tóxico para rebelarnos cuando no se nos trate conforme a nuestra titulación o se nos pierda el respeto. Aunque sigo creyendo que hay que ganarlo día a día sin dejar de defenderlo ni un momento.
Gracias por pasarte y compartir tu opinión

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon