ShareThis

martes, 4 de junio de 2013

Me voy de Congreso!

       Me gustó la opción de asistir al congreso. Lugar atractivo, precio asequible, tema interesante y la oportunidad de presentar mi blog en una comunicación. El tema de la mesa era "Historias de vida y biografías como herramientas de investigación"

      Antes, debía enfrentarme a:
                    .- Solicitar el día y que me le dieran.- Ya que sabes de lo que hablo.
                    .- Resolver unos cuantos problemas domésticos.- Seguro que también sabes a qué me refiero.
      Mis problemas menores eran:
                    .- Iría sola y solo conocía a dos personas de la organización, que previsiblemente me harían poco caso, dadas las circunstancias.- Bueno, podía enfrentarlo como una aventura (¡Ay qué miedo! ¿no?)
                    .- Tenía que presentar un resumen de mi trabajo y que me lo aceptaran. Siendo tan lejos, ir por ir, mejor con una ponencia ¿no crees?

      Y fue toda una aventura. Los nervios y la emoción de esperar el deseado correo en el que confirmaran que aceptaban mi comunicación. La ansiedad al elaborar la presentación y hacer simulacros ante amigos y familia (menos mal que duraba diez minutos, si llega a ser más extensa me encuentro huérfana y desheredada).

       Una vez allí, tuve que buscar un sitio donde sentarme a aprender y obligarme a relacionarme. No podía pasarme dos días sin hablar con nadie. Mucho menos porque me diera verguenza o fuera tímida. Así que, desde el primer momento, me lancé al ataque. Descubrí que los aragoneses son gente cálida y amable. Con un gran sentido del humor y ganas de pasarlo bien. Con ese acento que se me pegó desde el primer momento. Me sentí mejor que en casa (sobre todo porque, sin ánimo de ofender, los castellanos es que somos un poco fríos así de entrada).

       No hubo momento, casi, que estuviera sola. Los cafés de media mañana se me hicieron breves hablando con algunas de las enfermeras que más tarde expondrían conmigo sus historias de vida. Las comidas las compartí con siete mujeres excepcionales e ingeniosas junto con intimidades, anécdotas y chistes. Y ya no te cuento el contenido del congreso. Bueno, vale, siempre hay algún rato que se hace pesado o cuesta mantener los ojos abiertos. Pero en general, muy instructivo y enriquecedor.



       Llegó el momento de exponer mi trabajo y debo reconocer que la gente que había conocido hasta ese momento fueron mi apoyo y mi aliento. Fui sola, y regresé con dos certificados, congresista y ponente, un montón de información, una lista de contactos y una experiencia inolvidable.


3 comentarios:

Esther dijo...

Y que envidieja de la sana me da gente así!Congresista, ponente y relaciones públicas, por descontado.
Orgullosa de que deje el listón de los palentinos bien alto.

Sonia Palencia dijo...

Jaja Gracias Esther! Difícil listón si lo mido por personaß de tu valor. Gracias amiga!!

Sonia Palencia dijo...

Jaja Gracias Esther! Difícil listón si lo mido por personaß de tu valor. Gracias amiga!!

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon