ShareThis

martes, 1 de julio de 2014

Liberar emociones: Déjame llorar

Mi paciente llevaba ya un mes agonizando. Noventa años. Terminal. El final esperado. Su corazón se pararía en cualquier momento.
Desde su ingreso, estuvo acompañado de su hijo. Se veía que habían forjado una bonita y estrecha relación. El hombre cuidaba a su padre como si fuera un niño, el niño de sus ojos. Y le hablaba constantemente, aunque mi paciente probablemente, ni oía ni era ya capaz de procesar las palabras. Sufría Alzheimer muy avanzado.

Cuando llegó el momento de la muerte, su hijo se mantuvo firme y entero hasta el último minuto. Acompañó a su padre hasta las mismas puertas de la muerte. Le sostuvo la mano, le habló
dulcemente y nos avisó cuando sospechó que su padre había fallecido. Cuando acudimos, sólo quedaba confirmar el hecho. No respiraba. No había pulso. Hicimos un electro porque es lo que marca el protocolo. Pero cuando nos avisó, hasta los rasgos y el color de la piel del anciano, advertían de lo sucedido.

Cuando nos llamó estaba tranquilo, resignado a lo inevitable, como aliviado. Sin embargo, cuando salimos de la habitación y avisamos al médico, no pudo más. Se abrazó a mí y comenzó a llorar desconsolado y roto.

En un primer momento, mi reflejo fue decir .- No llores, tranquilo.- Pero me callé a tiempo.
Recordé lo que había leído al respecto. Los cursos de “relación de ayuda” que había hecho. Mi experiencia en su lugar, mi experiencia como enfermera.

Y me callé. Permanecí en silencio, dejando que me abrazara, dándo tiempo y permiso para que expresara sus emociones en un ambiente tranquilo, seguro, libre de críticas y de frenos.
Dejar que fluyeran las emociones. Liberarlas, sin dejar que la desesperación nos invada.

      Recuerdo que, cuando murió mi padre, mi madre me dijo 
.- hija mia, la desesperación es como un gas. no dejes ni una pequeña rendija por la que pueda entrar, porque antes de que te des cuenta, te habrá invadido y será muy difícil deshacerse de ella.- 
Es bueno liberar emoción, pero sin descontrol.


Te puede interesar:

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu me has enseñado una y mil veces que decir. Pero sobre todo que no decir y cuando simplemente un silencio toma cuerpo que ha de llenar el espacio porque todo lo demás sobra

Anónimo dijo...

Tu me has enseñado una y mil veces que decir. Pero sobre todo que no decir y cuando simplemente un silencio toma cuerpo que ha de llenar el espacio porque todo lo demás sobra

Irene F dijo...

A veces nos empeñamos en no dejar a la gente expresar su dolor y mi sospecha es que no es por ellos, sino porque nosotros no sabemos como gestionarlo. Y me refiero en todos los ámbitos de la vida, no sólo en la relación enfermera paciente. Hiciste fantástico, compañera.

Sonia Palencia dijo...

Me emocionas con tus comentarios, con tu apoyo, con tu ayuda. Ayyy, qué haría yo sin ti!!!! Un besazo tesoro mío. Gracias por comentar!!!

Anónimo dijo...

Cuantas veces veo a gente intentato calmar a las personas que acaban de perder a un ser querido y que deje de llorar para así evitarle el dolor. No se dan cuenta que lo único que hacen es alargarlo y, en muchos casos, hacer que un duelo normal acabe siendo patológico por no dejar que esos sentimientos salgan...Por mi experiencia como enfermera, un hombro sobre el que llorar y un abrazo silencioso pero sincero, vale más que cualquier medicina....

Anónimo dijo...

Es verdad, muchas veces veo a alguien llorar y enseguida me sale el....no.llores q si te veo llorar lloro yo tb jeje. Para pasar al...bueno si te apetece llora...llorar limpia y es mejor aliviar esas emociones q dejarlas.dentro.
Felicidades Soni .me ha gustado mucho este enlace
Laura

Sonia Palencia dijo...

Esa también es mi experiencia, Gracias por comentar. Si nos atreviéramos a escuchar el llanto de los demás y aprendiéramos a... simplemente apoyar y escuchar y estar... Un saludo!

Sonia Palencia dijo...

Muchas gracias Laura! Así es. Es más difícil resistir ahí sin hablar, escuchando y apoyando en silencio. Un placer verte por aquí Laura. Ven más veces! Un abrazo!!

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon