ShareThis

lunes, 18 de julio de 2016

Lo hecho hasta hoy

El tiempo que dedico al blog:
Pienso en el blog cada día. Varias veces al día. A veces porque busco temática, a veces porque al leer algo, me motiva a escribir. Otras veces, las más, las ganas de escribir surgen al escuchar o vivir la rutina del día a día. Estoy trabajando, algo sucede a mi alrededor, a alguien cercano, o lo veo o lo vivo y pienso...esto merece una entrada. Y a partir de ahí, mi cabeza rula ¿Cómo lo enfoco? ¿qué es lo realmente importante? ¿Qué quiero transmitir? ¿Qué quiero que sienta quien me lea? ...
Sin embargo, al final empleo entre una y dos horas a escribir la entrada, aunque pensar, investigar, constatar, confirmar y/o buscar más información sobre ella…. me lleva ratitos (entre 30´y un par de horas) de varios días (dos, tres días por semana).
Cada entrada es única. Las hay que surgen como idea fácil y escribirlas me lleva mucho esfuerzo y acabo teniéndola en la cabeza toda la semana (Tiempo de relevo no es continuidad de cuidados). Sin embargo otras surgen fácil y fluye escribirlas (Azafata, camarera, secretaria, enfermera).
Cuando escribo, lo hago en el ordenador. Bien en drive o en blogger, donde la dejo como borrador (tengo al menos tres así). Cuando se acerca el día de la publicación y con lo que he ampliado, modifico, releo, cambio el formato… depende de la entrada, pero algunas las retoco una sola vez y otras veinticinco. Estas últimas incluso las puedo llegar a someter al filtro y valoración de alguien de mi confianza (sobre todo mi madre, ajena a la profesión pero mujer culta y ávida lectora que no se calla ni un solo reproche si ve algún fallo por nimio que sea).
Suelo publicar cada 15 días como norma autoimpuesta, aunque es un mínimo que en ocasiones supero y otras muchas me cuesta llegar.
Generalmente me lleva más tiempo buscar fotos, imágenes, vídeos, gifs, o fabricarlos yo misma, que la propia entrada.
Temática e inspiración:
Publico entradas tipo relatos cortos. En torno a la enfermería.
Muchos autobiográficos (Mi primera experiencia trabajando), también fruto de conversaciones (¿Miedo en el trabajo?), puestas en común (¿Tienen aquí uno de mi pueblo ingresado?), observación de la realidad (Salud laboral ¿tiene prioridad?), noticias o sucesos que puedo investigar personalmente (Intoxicados por atender intoxicados).
Sobre el día a día, laboral, social, profesional, formativo o familiar de l@s enfermer@s.
A veces con moraleja, para hacer pensar a la audiencia y ver si llegan a mis mismas conclusiones o aportan un punto de vista diferente (Y tu ¿Cómo das las pastillas?). Otras veces son reivindicativos. Expongo una situación cotidiana controvertida para explorar qué piensa el público. Trato de hacerlo lo más aséptico posible en cuanto a opinión personal, pero tratando de transmitir siempre alguna emoción que provoque reacción en el público (Entonces ¿A quién hago caso?). También escribo post informativos, ilustrando lo que se debe o no hacer en determinados casos, o exponiéndolo a juicio del lector (Dale masaje cardíaco tu, rápido!). Cualquier cosa que me parezca digna de mención, de someter a juicio o de información compartible.
Interacciones!!!!
Cuántas y de cuán distintos modos.
Reales, en mi día a día, jerarquías superiores han tratado de convencerme de lo que debo y no debo escribir. (me han ordenado que retirara alguna entrada o me han advertido que escribir sobre determinados temas era violar la intimidad y el secreto profesional). (Lo que no está escrito, no está hecho) Es algo que vigilo mucho y con mucho celo. Hasta ahora, ningún argumento en contra me ha convencido. Sin embargo, me ha supuesto un refuerzo positivo para seguir adelante, porque no tengo el convencimiento de que mi blog tenga tanta relevancia. Más bien es mi pequeño espacio, humilde y personal, donde me expreso como soy.
También han tratado de adueñarse y manipular mi blog. (Diciendo qué debo escribir y cómo) En este sentido estoy abierta y soy flexible cuando me hacen propuestas. Si alguien quiere escribir, debe hacerlo reconociendo su identidad y autoría. No asumo como propias historias de otros, mucho menos si lo que dicen es contrario a mi filosofía. En caso de que asuman su autoría, el contenido puede no ser afín a mi línea de pensamiento. En todo caso, revisamos el texto juntos
En dos ocasiones han tratado de manipularme a través del blog. (apelando a lo psicológico con frases como ¡Qué decepción! ¡Ahora nunca podré confiar en ti!...) (¿Supervisora yo?Tengo la conciencia tranquila y sé que no he violado ningún acuerdo ni código de amistad/lealtad ni legal.
Estas interacciones reales suelen ser muy frecuentes a nivel laboral. En escasas ocasiones a nivel personal, aunque una vez me paró una compañera de trabajo. En estos casos, a los colegas les sorprende que dediques tu tiempo a algo así.
Interacciones virtuales: En general suelen comentar o ponerse en contacto conmigo otros profesionales de enfermería, que se sienten identificados con lo que leen o que opinan de forma diferente. La mayor parte de las veces me animan a seguir y dicen que el blog les entretiene y les divierte. En otras ocasiones, se establece un debate sobre la situación que describo y sus consecuencias. Rara vez, aunque también me ocurre, llegan lectores enfadados con el mundo que se desahogan en mi espacio. En estos casos y en otro muy puntual, en el que una persona me agredió verbalmente con sus comentarios referidos a mi familia, no los he publicado. Sobre todo si me altera leerlos. Por esa razón ahora los modero.
    La mayor parte de las interacciones son en el propio blog, también en Facebook, Twitter y Google+. Escasamente en linkedin o en otros entornos, como foros u otras redes.
    Procuro responderlas a todas, aunque es difícil, porque aunque me encanta mi blog, dedicarle tiempo etc… no estoy dispuesta a sacrificar mi vida real y mi familia más de lo estrictamente necesario. Y eso a veces, obliga a sacrificar el tiempo del blog. Es un equilibrio difícil, mi prioridad está en el tú a tú y el contacto directo con las personas.
Entradas:
    Más de 90 en 5 años
    Comencé el blog el día 1 de noviembre de 2011 y empecé hablando de mis propias experiencias: Las que me marcaron por emotivas o estresantes (Urgencias: Fuegos artificiales, Primer día en medicina interna….), las que me parecieron injustas y se mantienen en el tiempo (Soy enfermera Satélite, roting, volante, de pool…), Sucesos que ocurren a mi alrededor y que se repiten demasiado, y considero necesario avisar para modificar conductas (Cambio: Adaptarse, rebelarse o resignarse), Anécdotas sin más (Pérdida de masa encefálica….)
Pero sobre todo me gustan, me llevan más tiempo, cuido mucho más y son el motivo de mi blog, entradas del tipo “realidad enfermera”:
etc...
    También me gusta revisar las entradas antiguas. Comprobar que las imágenes, los vídeos, el contenido multimedia siguen funcionando, que los enlaces no se hayan roto… Y releo y si veo alguna errata o me parece desfasado o mal redactado, voy modificando y “creo” que mejorando.


2 comentarios:

nop dijo...

Que gran trabajo, estoy ensimismada leyendo tu blog, enhorabuena.

Sonia Palencia Enfermera de Trinchera dijo...

Muchísimas gracias
Me animas a seguir

Ponte en contacto conmigo aquí!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribirse ahora Feed Icon